Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

domingo, 2 de noviembre de 2014

Carta de Darío Sevillano





Rincón de las Palmas, Sopetrán Antioquia. Carrera 6 n.° 11-29. Teléfonos 854 13 22 y 320 609 3059


Sopetrán, Noviembre 1º del 2014.

Sr. Dr.
Gabriel Escobar Gaviria.

Apreciado Amigo:

Hoy primero de Noviembre, día de todos los Santos, después de un silencio sepulcral, por espacio de ocho meses, me decido a volver al ruedo de los escritos, porque circunstancias ajenas a mi voluntad, así me lo habían impuesto.

La gratísima sorpresa, es que para esta oportunidad, te estoy haciendo un regalo muy especial: La imagen de nuestra Señora de Sopetrán en bulto.

Recordemos que las personas agüeristas decían: Que Nuestra Señora, no se dejaba esculpir y que solo aceptaba pinturas al óleo, como la que nos acompaña, desde cuando nuestro fundador: Francisco Herrera Campuzano, contrató un óleo, con los grandes pintores de Santa Fe de Antioquia, para que fuera traído a la pequeña capilla del corregimiento en donde nació nuestro pueblo, que para esa época se llamaba: Vice parroquia de Nuestra Señora del Saladito de Córdoba.

¿Pero cuál es la historia de este bulto de Nuestra Señora?

En los albores del año 2012, Doña Ana María Álvarez Peláez, llegó a mi casa con la inquietud de hacer un bulto de la Virgen de Sopetrán y me pidió, fotografías de las vírgenes españolas, de Torre del Burgo (antigua Villa de Hita); Almoharín; Jarandilla de la Vera al sur de España, en los límites con Portugal; y la del santuario de Madrid, a orillas del Río Manzanares, para llevarlos al taller de escultura del Maestro y escultor de fama internacional: Miguel Ángel Betancur T. La imagen fue esculpida en tres o cuatro meses con un barro especial que nosotros llamamos: Barbotina, porque se presta para tostarlo en los hornos, en que se queman los adobes o en los que se trabajan las cerámicas.

Tuve la fortuna de ser llevado varias veces a ese taller, para ayudar con algunas ideas, sobre la esculpida de la imagen y el día que la terminaron, nos reunimos con el maestro director del proyecto, para buscar un baquiano, que pudiera sacar el molde, para vaciar imágenes en serie; pero la persona que buscaron fracasó en el intento y al desmoldar, la imagen se volvió pedazos y todo quedó en el olvido.

Con esa decepción, Doña Ana María vino a mi casa y me pidió el favor de prestar mi taller, para intentar un nuevo proyecto y tratar de hacer unos buenos moldes, para la producción de las imágenes en serie.

Empezamos a trabajar en ella y cuando tuvimos la primera imagen, con diez ángeles a bordo y el árbol de brevas en que Nuestra Señora se apareció en el valle de Solanillos, pero como era muy importante que algunas personas la vieran y expresaran sus comentarios; la mayoría de ellos argumentó: Que la Virgen se parecía mucha a las mujeres de las etnias aborígenes de Colombia.

Destruimos esa cara y empezamos a recomponer el rostro, como si fuera una imagen con cara de virgen, de las que se veneran en los altares, pero cuando nuestros amigos la vieron, dijeron: Está muy bonita, pero se parece a la cara de la inmaculada concepción.

Aplicamos un borrón y cuenta nueva, como decimos los Antioqueños y empezamos a hacer una cara femenina, que fuera más distinta a la Inmaculada, pero nuestros críticos argumentaron: Que se les parecía, al rostro de la Virgen de Fátima.

En semejante apuro, nos dedicamos a investigar, como era de verdad la cara de Nuestra Señora, aquella humilde israelita, con un rostro bonito, pero quemado, como la piel canela, por los ardores del desierto del Asia Menor y encontramos la mejor orientación en una de las antífonas de las vísperas de oficio parvo, si mal no estoy la que conduce al cuarto salmo, que a la letra dice: Nigra sum sed Formosa, filiae Jerúsalem: ideo diléxit, me rex, et introdúxit me, in cubículum suum. Que traduce: “Soy morena, pero hermosa, hijas de Jerusalén: por eso el Rey me amó y me introdujo en su aposento”. Y con esta información en las manos, empezamos a trabajar un rostro que fuera de una mujer morena, pero de facciones muy delicadas y lo logramos, porque esa es la Virgen de Sopetrán que vamos a vaciar, ya el molde está listo, hecho de silicona trasparente y látex, y aspiramos en un mes a producir las primeras imágenes de bulto de la Virgen de Sopetrán.

Es bueno contarte, que a Nuestra Señora, la están acompañando cuatro ángeles y un quinto ángel, posado en el árbol de brevas, en que la Virgen se apareció, sostiene la media luna.

Estas últimas ideas, las tomamos del bulto de La Virgen de Sopetrán que se venera, en Jarandilla de la Vera, pero no pudimos colocar la capa de azul claro, como la tiene esa hermosa escultura, ni pudimos pintar el hábito talar de un color rosado perdido como, hubiera sido nuestro anhelo, porque sabemos que los sopetraneros, no la hubieran aceptado, dada la razón de que la imagen del cuadro, tiene un azul subido en el manto y un sepia oscuro en el hábito.

También tuvimos que montarle al manto unas estrellas, porque hay que recordar que el cuadro de Nuestra Virgen, los feligreses le han regalado unas estrellas de oro, para agradecer algunos de sus milagros.

Servidor y amigo de siempre:




Cédula de ciudadanía: 3'620.074 de Sopetrán 



Imagen de bulto de Nuestra Señora de Sopetrán
Darío Sevillano Álvarez



El bulto con sus accesorios, tiene noventa centímetros de altura y cuarenta de ancho con los ángeles.



Detalle del rostro y los accesorios.

Detalle de la parte inferior del busto.

 Imagen que nos sirvió de inspiración 
para esculpir, nuestro proyecto



Sopetrán, 1.º de Noviembre del 2014.


Se sobraron, Darío, les quedó divina.

Laus Deo Virginique Matri

viernes, 24 de octubre de 2014

La abeja

¿Cuál es el papel de las abejas en el ecosistema terrestre?
Darío Sevillano Álvarez

El sabio de los sabios, Albert Einstein, hizo en vida ésta profecía: «Si las abejas desaparecieran de la tierra, al hombre solo le quedarían cuatro años de vida; sin abejas no hay polinización, ni hierbas, ni animales, ni hombres».

Lo peor del caso es que la profecía, se ha venido cumpliendo lenta pero seguramente, porque su majestad el hombre las persigue, por cierto tedio natural a las picaduras que ellas producen; las destruye, con la aplicación de algunas sustancias venenosas con que se fumigan los cultivos, y viene sembrando algunos árboles, como el balso negro, una planta que se convierte en trampa mortal, para toda abeja que quiere libar el néctar de sus flores, porque ese vegetal produce una cantidad exagerada de néctar y cuando el insecto llega a la parte profunda de la flor, se queda atrapado en la viscosidad del líquido y allí muere.



Según la revista Semana Sostenible, en los lugares en que este árbol se cultiva, han muerto recientemente unas 900.000 abejas en Colombia. Recordemos que para darles sombra a los cafetales existen otras especies, como el guamo, el búcaro, el pisquín, el piñón y el chingalé, entre otros que no son tan peligrosos para los ecosistemas.

Pero esto de darles sombra a los cafetales, es un concepto que no tiene mucha lógica y que está a punto de desaparecer en el cultivo de esta planta.



Veamos antes de seguir hablando de este importante insecto, una poesía de Enrique Álvarez Henao, que me parece muy bonita por su contenido: 

La abeja 

Miniatura del bosque soberano
y consentida del vergel y el viento,
Los campos cruza en busca del sustento,
sin perder nunca el colmenar lejano

De aquí a la cumbre, de la cumbre al llano
siempre en ágil, continuo movimiento
va y torna, como lo hace el pensamiento 
en la colmena del cerebro 

Lo que saca del cáliz de las flores

lo conduce a su celda reducida,
y sigue sin descanso sus labores,

sin saber, ¡ay!, que en un vaivén incierto

lleva la miel para la amarga vida
y el blanco cirio para el pobre muerto



En el grupo de los insectos, que muchos califican de perjudiciales sin conocimiento de los papeles que cada uno de los seres vivos le prestan a la naturaleza, están las abejas. Pertenecen al grupo de los antófilos, del griego 'amantes de las flores'. En nuestro planeta hay unas 20.000 especies de abejas agrupadas en nueve familias, pero no todas producen miel.



Procedamos a hacer la clasificación para que los profesores y los alumnos que vean este informe se puedan ubicar mejor:

Reino: animal.

Philum: artrópodos.
Clase: insectos.
Orden: himenópteros. 
Suborden: apócritos.
Superfamilia: apoidea.

Esta es la clasificación general de todas las especies de abejas y en cada caso, distinto a esta clasificación, hay que definir la familia que queremos clasificar.


Si seguimos hablando de la profecía de Einstein, podemos citar el  caso colombiano  pues en el año 1966 teníamos 160.000 colmenas y en 2006 la cantidad se había reducido a 40.000; éste es un suceso peligroso  y si no lo corregimos,  Vamos, camino de la desaparición del planeta.


El Departamento de Agricultura de Estados Unidos publicó un informe relacionado con la desaparición de grandes cantidades de abejas en el año 2006, en el que anuncian la muerte de diez millones de abejas, que para ese año representaron pérdidas en las cosechas por un valor de dos millardos de dólares.

En Europa se han perdido el 50 % de las abejas por lo que ellos llaman el síndrome de la pérdida de las colmenas.


En Australia, un informe nos cuenta que seis de cada doce colmenas se están perdiendo por el uso de plaguicidas.


Si seguimos como vamos, estaremos sin una abeja en la Tierra y la profecía de Albert Einstein  se estaría cumpliendo con todas las consecuencias fatales.



Antes de seguir adelante con este interesante informe, es bueno contarles a los aficionados a estos temas cuáles otros animales nos ayudan a polinizar el planeta: las hormigas, las avispas, las polillas, los escarabajos, los saltamontes, los colibríes y los murciélagos.

Ahora dediquemos nuestro trabajo al estudio de las colmenas, para que los ciudadanos cultos aprendan a querer estas distinguidas amigas.


Las abejas polinizan la tercera parte de los alimentos que los humanos consumimos en nuestra dieta alimentaria.


El cuerpo de estos pequeños animales es pequeño y velludo como de consistencia plumosa, en el que se adhiere fácilmente el polen de las flores que visita.


Se caracterizan por tener unas alas delgadas y bien definidas que les permiten hacer vuelos hasta de trece kilómetros.


Las abejas viven en colonias muy organizadas, compuestas por una abeja reina que puede poner hasta doscientos mil huevos y puede vivir cuatro años.


Unas abejas obreras en mucha cantidad para poder trabajar en todas las labores de organización de la colmena ; estas son estériles y tienen una vida útil de unos cincuenta días.


Y unos machos en número reducido (100 por colmena) para tener quienes puedan fecundar la reina, estos no se pueden alimentar por su cuenta y necesitan la asistencia de las obreras para hacerlo.



Vale la pena contarles que los huevos especialmente cultivados con papilla real son los que producen posibles abejas reinas, pero la primera reina que nace debe destruir los demás huevos de reinas, porque de lo contrario, si nace otra reina, las dos deberán pelear por la corona y la que resulte triunfante de la pelea será la nueva reina. A veces una reina se cansa de estar en una colmena y hace que elijan a otra para sucedería y ella se traslada a otro punto para hacer una nueva colmena.

Los alimentos básicos de las abejas son el polen y el néctar de las flores que visitan. Cuando la abeja llega a una flor, su cuerpo se cubre con el polen y con el aparato chupador se bebe el néctar. Con el polen alimentan sus larvas y con la miel que almacenan en lugares especiales tiene los energéticos necesarios para cumplir con su tarea diaria.


La miel tiene un proceso especial: las abejas recogen el néctar de las flores y lo mezclan con algunas sustancias producidas por unas glándulas de su aparato digestivo, luego la depositan en los alvéolos  y dejan que el 17 % del agua que contiene se evapore, después tapan los alvéolos y la miel está lista para alimentar sus larvas y para todos los miembros de la colmena.



Como las  abejas se alimentan de polen y de miel, Es lógico decir que están en abundancia en los lugares donde hay muchas flores, pero es bueno agregar que no hay abejas en la Antártida ni en los lugares donde hace mucho frío.

En su calidad de animales ovíparos, es decir, que nacen de un huevo, las abejas tienen la siguiente metamorfosis: el huevo es depositado en un alvéolo y en él permanece cinco días cuando nace la nueva larva que en los quince días siguientes se convertirá en una abeja obrera. Recuerden que las abejas obreras son hembras estériles, pero a veces hay en la colmena unos machos, también estériles que se dedican a ayudar en las labores de rutina. Si los huevos son alimentados con papilla real, una sustancia especialmente preparada para que las hembras nazcan con la facultad de reproducir huevos, el proceso tarda veintiún días y el producto de esos huevos serán hembras destinadas a ser abejas reinas. 


Los huevos que producen machos y que no son fecundados, los producen estériles y son zánganos que van a ayudar en las labores de mantenimiento de la colmena, pero este proceso se tarda en su metamorfosis unos veinticuatro días.



La abeja más conocida es la Apis mellifera que traduce 'abeja productora de miel y está revestida de un color dorado con rayas negras.

Las abejas tienen una larga lengua con la que chupan el néctar que se llama «probóscide» y en la parte trasera de su cuerpo tienen un aparato llamado ovipositor en donde está el aguijón venenoso y la parte por donde las reinas ponen los huevos; los machos no tienen aguijón venenoso por lo que no pican.


Para distinguir los machos de las hembras es necesario contar los segmentos de las antenas: los machos tienen trece; las hembras, doce.


La abeja más grande de la Tierra  es la Megachile pluton que mide casi cuatro centímetros de longitud y la más pequeña e la Trigona minima que mide veintiún milímetros. 


Las abejas  son un ejemplo de organización social porque cada miembro de la colmena tiene una misión que cumplir.


Algunas especies de abejas son muy agresivas y el hombre no sabe respetarlas y esa es una de las razones por las que destruimos las colmenas, pero recuerden  que esa mala práctica  que va en contra de la ecología del planeta.

Cuando una hembra pica a alguien, casi siempre su aguijón se queda pegado del lugar de la piel que picó y con el aguijón se queda parte del sistema digestivo del animal, que, lógicamente, muere. 


El científico Karl Von Frisch descubrió en la década del setenta del siglo pasado que las abejas tienen lenguaje propio para informar a sus compañeros de colmena en qué lugar y a qué distancia está la comida. Esto lo hacen con una danza que, dependiendo de la duración y de la forma de hacerla significa el lugar y las cantidades de reservas de polen y de néctar.


Es importante informarlos de que las abejas también recolectan agua pura para diluir en cantidades suficientes la concentración  de la miel que están fabricando.


Hay parte de la miel que las abejas convierten en jalea real y que es alimento básico de las larvas de reina y de las reinas de cada colmena.

Hay un descubrimiento, más bien reciente, que anuncia un virus de las abejas en su ADN y que les puede causar la muerte; también en cada colonia se presenta un hongo que es capaz de matarlas.

Muchas organizaciones importantes en el mundo están planeando las fórmulas adecuadas para mantener estables las poblaciones de abejas, tan benéficas en el ecosistema terrestre.





Sopetrán, 14 de julio de 3014 

domingo, 7 de septiembre de 2014

Corregimiento de Cordoba, donde nació Sopetrán

Las veredas de mi pueblo
Darío Sevillano Álvarez
Tercera entrega
Córdoba, cuna de nuestra raza

Placita del corregimiento de Córdoba
en donde nació Sopetrán el 22 de febrero de 1616.

Así se mantuvo desde su fundación hasta la última década del siglo XX.

Como es una fotografía de mi archivo, con muchos años encima, no tiene la pulcritud de la fotografía moderna.

Este antiguo salado de la época de la prehistoria, fue la principal causa para la fundación del municipio, porque la sal era un producto indispensable, para esas gentes, que acababan de importar los ganados y para las labores domésticas.

Así mejoraron el salado los españoles,
para hacer una producción industrial.

Este es el nuevo templo que remplazó al que tuvo
la pequeña ciudad desde su fundación.

La nueva plaza tiene una fuente,
una cancha de fútbol y está muy bien arborizada.


Esta es la cancha, lástima que le reduce
el espacio público a la pequeña plaza.


Estos son parte de los árboles
que embellecen el lugar.

La plaza es muy ecológica y se mantiene en
muy buen estado, porque los lugareños quieren su patrimonio.

Casi todos los lugares que fueron fundados por los españoles albergan en sus centros un árbol de ceiba, que es un termorregulador propio de los bosques secos tropicales.

Las villas abundan en toda su extensión territorial

Esta es una auténtica casa campestre.

Esta es una villa de descanso.

Este es el pequeño templo, se le podría decir una ermita, en donde celebra sus actos litúrgicos el sacerdote Rubén Darío Gutiérrez Piedrahita, que ha ocupado grandes puestos en la arquidiócesis de Medellín.

Esta es la esquina suroriental de la placita.

Todas las casas antiguas, son de tapias de tierra pisada,
los techos son de tejas cocidas en horno
y los pisos son los famosos ladrillos.

Esta es una de las casas más auténticas de la región.

Este es el lateral sur del parque.

Así luce el lateral norte de nuestra plaza.

Esta vieja construcción está situada
en el lateral occidental, al pie de  la escuela.

Los laterales de los árboles están bien cultivados, con pantas propias de la región, como la rosa amarilla, los correos y las zinnias o zapatos de obispo.

Este es el comedor del estadero de Córdoba, un lugar agradable, en donde encontramos restaurante, alojamiento, servicio de bar y piscina.


Estas son las piscinas del estadero.

Esta preciosa orquídea
es uno de los embrujos del estadero.

Y nos regala sus colores y sus aromas.

Uno de los lugares tranquilos del estadero
se presta para que los románticos disfruten sus bondades.

Al fondo están las habitaciones del estadero.

En el bar encontramos la pista de baile,
el billar y la tranquilidad de un clima tropical.

La parte frontal del estadero es muy agradable y
muestra desde que llegamos las bondades de la institución.

En el centro del parque se encuentra este kiosco,
en donde los lugareños, se reúnen a charlar por las tardes.

El interior del templo es muy agradable.

La casa parroquial es un lugar acogedor.

Este es uno de los confesonarios
del templo.

Esta es la imagen de San Roque, el patrono de la parroquia.
Vale decir que es un santo muy milagroso, que se especializó en curar las grandes enfermedades que afligen a los humanos.


Este es el altar del Santísimo,
manufacturado en mi taller.

Cuando tomé las fotografías estábamos celebrando la primera semana de pascua, por esa razón, el Resucitado está muy bien organizado en uno de los laterales del templo.

Este es el altar de las celebraciones, pieza única de madera, aserrada de un piñón de oreja que se cayó a la orilla de la carretera.

Estas son otras villas construidas
en el lateral suroccidental de la plaza.

Otras villas.

Esta es la piscina de una de estas villas.

Miremos otros encantos del parque:
esta es una palma de abanico superfrondosa.

Esta es una palma de la variedad areca.

A pesar del calor tropical de esta zona
que está a 400 metros s. n. m.
esta araucaria se ve muy frondosa.

Esta palma es una novedad de nuestro clima y las primeras de ellas fueron  traídas por el doctor Abundio Posada desde Israel en el año de 1940. Su nombre es: cícaro.

Terminemos nuestro informe con el lugar
en donde está la fuente de la plaza.



Sopetrán, 29 de mayo del 2012.

*