Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

jueves, 3 de septiembre de 2015

Curso teórico-práctico de Dibujo, Pintura y Escultura, Clase n.° 4

Clase número cuatro del curso teórico-práctico de dibujo, pintura y escultura.
Darío Sevillano Álvarez

¿Cómo se hace la operación de aplicar laminillas doradas?

Con el fin de cambiar la rutina del dibujo con carboncillos, vamos a enrutar nuestra clase por un tema muy interesante que se llama: Dorado y plateado.

Pero antes de entrar en materia, califiquemos la tarea del bodegoncito de cerezas, que habíamos empezado en la clase pasada.



El oropel es un material barato que se encuentra en los comercios de arte, en forma de láminas de 25 cm por 25 cm.

Pero nos venden cinco láminas; diez láminas; veinte láminas; o un cuadernillo de 100 hojas.

Cuando uno es dorador profesional, las puede comprar por cuadernillos, porque resultan más baratas.

Pero si solo las utilizamos de vez en cuando, se pueden comprar en pequeñas cantidades, para evitar que se oxiden, porque las láminas del oropel, son fabricadas con cobre estirado.



Para aplicar el oropel necesitamos las siguientes herramientas un juego de tijeras, que estén bien cortantes, láminas de oropel, pegante para hojillas de oropel (a esta pega se le llama en los comercios sisa), un pincel plano de fibra común.

Cuando no somos muy expertos para manipular las laminillas, necesitamos un pincel de pelo o de fibra fina, para manejarlas a base de electrostática o una polonesa, pelonesa, pelenesa o peine, que regularmente son de pelo de camello y
Una buena dosis de paciencia.



La técnica para aplicar las laminillas sean de oropel o de plata, es la siguiente:

Seleccione el objeto que va a dorar o a platear; si es de cerámica o de madera, lije muy bien con una lija de agua, es decir, papel de acero muy fino; luego aplique unas manos de laca piroxilina, teniendo en cuenta dejar secar, muy bien cada mano; seguidamente aplique una o dos manos del pegante sisa, procurando no dejar grumos; deje que el pegante se seque por espacio de 20 minutos y por último, aplique los trozos de laminillas que ha cortado cuidadosamente, valiéndose de sus dedos o de un pincel plano de fibra fina, por medio de la electrostática; si lo desea puede colorear las láminas con una pátina del color que quiera elegir, para envejecerlo.

Experiencias importantes:
Una persona me decía: «¿Por qué las laminillas que aplico, a los dos o tres meses se ponen negras?

La respuesta es muy sencilla: Porque no protegió el objeto que iba a dorar con unas manos de laca piroxilina y las laminillas se mancharon, es decir, se oxidaron.

Otra persona me preguntó: «¿Por qué en unas laminillas que le apliqué a unas piezas de madera, se volvieron llenas de manchas de colores tornasolados?».

La respuesta fue:

Cuando se aplica laminillas sobre madera o sobre cerámica, hay que asegurarse de que el material esté totalmente seco, porque la traspiración de la humedad, genera vapor de agua y ese vapor oxida el cobre.



Estos objetos fueron dorados con laminillas de oropel y luego fueron envejecidos con colores distintos, para darles el acabado, con el que se ven, por el sistema de pátina.

Patinar significa ‘aplicar unas pinceladas de color debidamente estirado, y luego se levantan algunas partes con papel tizú’.

Para ser un buen dorador, hay que ejercitarse todos los días y al principio, tener la paciencia de ver cómo los trabajos resultan de mala calidad, pero a medida que nuestros ejercicios aumentan, las obras se van viendo de mejor calidad.



Mientras nuestros objetos secan para aplicar las laminillas, veamos estos conceptos sobre la luz, que recuerden que es el personaje más importante de cualquier obra de arte.

La terminología que nosotros empleamos es la misma que utilizan las universidades en sus clases de diseño gráfico y de artes, por estas razones, usted las debe memorizar, para que pueda estar a la alturade cualquier universitario

Para leer la hoja cliquee la foto,
para regresar clique fuera de la foto

Con estos conocimientos sobre la luz, usted se está capacitando para sacar adelante las obras de arte que le provoquen.




Sopetrán, 23 de agosto del 2014.

sábado, 29 de agosto de 2015

Curso teórico-práctico de Dibujo, Pintura y Escultura, Clase n.° 3

Tercera clase del curso teórico-práctico de dibujo, pintura y escultura
Darío Sevillano Álvarez

Clases de degradados; el claroscuro

Insisto en preguntar por los cuadernos en que toman notas, porque ese es el principal componente del curso, toda vez que de ellas depende el grado de enseñanza, que ustedes van a grabar en sus discos duros. Ahora revisemos las tareas. (Dos).

Recuerden lo que dije en la clase pasada: «Un agricultor no puede llegar al campo de trabajo sin un machete y un azadón».

Entremos en la teoría para el día de hoy, los degradados se pueden hacer de varias clases, a saber:

Degradados con trazos circulares. Estos se consiguen cuando Usted Resbala el lápiz con mucha suavidad sobre el papel haciendo movimientos circulares, como lo muestra el primer dibujo.


Observe como en las zonas en donde se deben mostrar las partes claras, el lápiz pasa en forma muy sutil.

Pero también se puede hacer el degradado en forma horizontal, lo importante es decidir en donde están las sombras y en donde están las luces, como en el dibujo siguiente.


Pero si la persona decide hacer el degradado en forma vertical, también es posible como lo muestra la próxima figura:



El siguiente recorte le enseña mejor lo de los degradados.
Por esta razón, léalos, analícelos y practíquelos las veces que sean necesarias, porque esta teoría es la base fundamental del dibujo.


Si usted domina estas técnicas, estará siendo un buen dibujante.

Voy enseñar un truco para darle luz a cualquier dibujo o pintura que vayamos a hacer: Colocar los objetos en las posiciones correspondientes y del lado de la luz encender una bombilla que resalte muy bien lo que queremos hacer.

Ahora hablemos del clarooscuro: Se conoce con este nombre al hecho de que en cualquier dibujo o pintura, los claros y los oscuros que se dibujen o pinten, son los que le dan vida a sus trabajos.

Manet el gran pintor de finales del siglo XIX decía: «El principal personaje de un cuadro, es la luz».

Para aprender a hacer un buen clarooscuro, metámonos de lleno en un buen bodegón de cerezas; este sería el boceto listo y bien encuadrado:


Para darles vida a estas cerezas, es necesario aplicar un clarooscuro y los técnicos de este arte lo llaman: Cuadro tonal. Este es el cuadro tonal de esta obra

En la parte de abajo están las tonalidades marcadas de uno a diez (uno es la más clara y diez es la más oscura; y en la parte de arriba del bodegón les mostramos, cuál tono corresponde a cada punto de él.


El primer repartimiento tonal que debe aparecer, es parecido a este, con carboncillos muy suavemente aplicados; fíjense como ninguna de las partes del dibujo, está totalmente oscurecida y para lograrlo, tuvimos que aplicar el lápiz suavemente y con la parte plana de su punta, con el fin de no tener que borrar mucho. «Recuerden que el que mucho borra, poco dibuja».


Si observan bien, el color está totalmente desteñido, para poder proceder a dar las sombras y las luces, que harán la belleza de la obra. En los degradados, están aplicando las normas que acabamos de aprender: horizontales, verticales, circulares y oblicuos, con el fin de darle a cada parte del dibujo, las características que necesita.

La obra terminada con los debidos grisados y degradados, podría quedar así, pero es bueno hacerle un marco hecho a mano, no con el computador, porque eso les sirve de entrenamiento para salir adelante, con la meta de «Ser unos buenos dibujantes».


Con obras de esta calidad, podemos hacer más tarde una exposición de los trabajos de cada modalidad del curso

Hay una herramienta que los grades del dibujo emplean con mucha frecuencia, porque es la que se encarga de repartir muy bien el color del carboncillo, las sanguinas y las cretas, en los grisados de sus obras, a esta herramienta se le conoce con el nombre de difumino.


Es importante saber que si el papel que vamos a emplear es granulado o con figurillas en alto relieve, como la Opalina, no se debe emplear el difumino, porque destruye el alto relieve y acaba con la textura del papel.

Sopetrán, 16 de agosto del 2014.

lunes, 24 de agosto de 2015

Curso teórico-práctico de Dibujo, Pintura y Escultura, Clase n.° 2

Segunda clase del curso teórico-práctico de dibujo, pintura y escultura
Darío Sevillano Álvarez

Educación de la mano, grisados y degradados

En primer lugar, miremos las notas que cada alumno tomó en la primera clase, no para sancionarlos, ni para reprocharles, lo que no hicieron, sino para saber, cómo es el esmero por el aprendizaje de nuestras enseñanzas y con esa base saber cuáles van a progresar más en el curso.

Ahora, hagamos un repaso de los conocimientos que aprendimos en la primera jornada; por dos razones, nuevos alumnos y parece que uno de ustedes. no entendió algunos temas: Cómo se saca la punta del lápiz de carboncillo; clases de lápices; clases de borradores; clases de papeles, distintas clases de elementos para la pintura, terminología  del dibujo, como estecas espátulas, pinzas para pulir esculturas, herramientas para pulir y tallar y todas aquellas pequeñas enseñanzas que fueron surgiendo a lo largo de las dos horas y media de trabajo. Tres elementos y tres herramientas. Preguntar si entendieron.


Es posible que usted Crea que no tiene idea de dibujar, pero nosotros sabemos que está en un grave error, porque cuando usted aprendió a firmarse, desde el día que le enseñaron a escribir en el grado primero de la escuela, estaba practicando el dibujo y siempre lo practicó, cuando hacía las ilustraciones que el maestro ponía en el tablero, como complemento de lo que estaba enseñando.


Ejercicios de adiestramiento de la mano.

Hoy vamos a hacer unos ejercicios de cada uno de estos ejemplos, pero recuerden que cada ejercicio hay que repetirlo las veces que sean necesarias, para que el aprendizaje sea excelente.

Para que usted se vuelva un experto en el dibujo, le recomendamos que en su casa practique, con un lápiz común, los siguientes ejercicios, para que no tengamos que hacerlo en las clases, con el fin de ganar tiempo para otras actividades que son muy importantes, pero si creen que en sus casas no les queda tiempo, lo haremos en las clases, aun sabiendo que nos vamos a demorar más en la etapa de dibujo.

Los mejores ejercicios para adiestrar la mano son las letras del alfabeto, trazos rectos, circulares, paralelos, diagonales, horizontales, curvas, bucles y cruzados; ondulados y en espiral, que luego tendrá la oportunidad de aplicar en las pequeñas obras de arte, que realizará en las clases.


Grisados y degradados.

Hay un complemento importante que vamos a aprender, para que utedes sean dibujantes de calidad, este complemento lo conocemos en el mundo de las artes, como grisados y degradados, que son los elementos que dan vida a los dibujos que realicen.


Es bueno que hablemos de cuales formas de dibujos, vamos a emplear en la primera etapa del curso, para que ustedes. Se vayan metiendo en el mundo de las artes.

En los primeros seis meses, vamos a trabajar con naturalezas muertas, naturalezas vivas, bodegones, estudios de formas, de posiciones y paisajes. Veamos qué es cada una de estas modalidades:

Naturaleza muerta.

Bodegón.
Estudio de formas.
Paisajes.
Estudio de posiciones del cojín.

Y al final llegaremos al grado máximo, cuando podremos dibujar sin miedo la figura humana, que es una de las cosas más difíciles para los dibujantes y pintores.

Valdría la pena citar las palabras de Leonardo D’ Vinci cuando dijo: «Aquel que no haya manejado en sus pinturas el cuerpo humano, no se puede llamar pintor.

La figura humana, sin erotismos
y con mucho cariño.

Pasemos a la práctica para el día de hoy:

Encuadremos en el espacio que tenemos esta cereza, recordemos que de la una buena encuadrada depende un excelente boceto.

Después de encuadrar,
empecemos a diseñar nuestra obra.
Nuestro diseño va muy bien.

Cuando está así, será un buen dibujo.

Sopetrán, 8 de


domingo, 16 de agosto de 2015

La Rebeca de la plaza

La Rebeca del maestro
Alfonso Góez González
y su larga historia
Darío Sevillano Álvarez.
  
A principios de la década del cuarenta, del siglo XX, el maestro Alfonso Góez González estaba en su apogeo, como pintor, escultor y dibujante, en aquel Sopetrán de nuestros amores, cuando sus calles y carreras eran unos rústicos empedrados y el romanticismo de sus gentes, mostraban una etnia montañera, llena de vigor, que se incorporaba a los quehaceres de nuestra madre Patria, acompañada de muchos genios habilitados en grandes ramas del saber humano, que nos mostraban como un pueblo pujante que se metía en la meta colectiva de su historia.


El maestro Alfonso Góez González, hijo de una humilde familia, conformada por don Pedro Góez, su padre; doña Dominga González, su madre, a la cual le decíamos con mucho respeto «doña Dominguita»; doña Laura Valderrama, su esposa, a la que llamábamos cariñosamente «Lula; y Darío y Astrid, sus hijos.

Las obras de este ilustre sopetranero, están esparcidas por toda la Tierra, porque a pesar de haber sido privado al derecho de la educación, por los maestros de la época, dada la razón de que era un niño precoz y buen caricaturista, que hacía burla de los maestros, con sus dibujos; se dedicó a la lectura de muchas obras y las generaciones lo proclamaron como autodidacta, dibujante, pintor y escultor, con todas las de la ley.

En los primeros años de la década de los cuarenta del siglo pasado, don Alfonso nos mostró, su vena artística, cuando decoró su casa, con estatuas de tamaño normal, en el comedor, con dos cariátides y el patio delantero con una Rebeca, que estaba sentada en un pedestal de piedras, observando las aguas de una fuente rectangular.


En la actualidad solo se conserva una de las cariátides, porque la otra fue derribada por un arrume de bultos de café, que el dueño de la casa, amontonó en ese lugar, en una forma irresponsable.

No era una cosa común, ver en un pueblo, como el nuestro, ese tipo de decoración tan sofisticado y tan valioso, por esa razón, las gentes desfilaban con mucha frecuencia, por los rededores de su vivienda, para observar las obras del maestro.


Una de las grandes atracciones de la decoración de su casa, era la Rebeca que había esculpido, para decorar la fuente del patio del Parral, si así lo digo, es porque conocí esa casa, como la palma de mis manos, toda vez que era yo el niño de confianza que hacía los mandados de doña Lula y de doña Dominguita; y don Alfonso, a pesar de que era un hombre estricto, me dejaba verlo pintar en el taller, que quedaba por la izquierda del comedor.

Pero la Rebeca, cuando Don Alfonso vendió su casa, a una familia campesina, rodó con poca fortuna, porque el nuevo propietario, veía que le Rebeca y su estanque, estorbaban para ellos cortar la leña, al son del hacha, y opinaron: Que la Verraca, porque ni sabían cómo se llamaba, había que venderla por el precio que fuera; y fue así como la Administración Municipal de esa época la compró, para colocarla cerca de la fuente del parque, que tenía la plaza de Bolívar.

Cuando la administración pública del municipio tuvo la Rebeca, en medio de su buena voluntad, la pintaron como si fuera un maniquí y quedó asquerosa, porque parecía una joven prepago, colocada en la fuente, pero en vez de mírala, la pusieron en forma tangencial, de tal manera que estuviera observando la ceiba, que acababan de sembrar.

A propósito de esta fuente, hay que decir que le pasó algo muy particular, porque el día que la quitaron de allí, para poner la fuente que actualmente disfrutamos, desapareció para siempre y no dejó ni el rastro.

Esto solo les ha pasado a nuestra fuente y al arca de la alianza del templo de Jerusalén.


Más tarde gracias a los esfuerzos de doña Ana María Álvarez Peláez, la Rebeca fue llevada a un taller de escultura en Medellín y allá, la convirtieron en una escultura, que parecía de bronce, a pesar de que estaba hecha de concreto y en esa administración, mientras gobernaba los destinos del municipio la doctora Lucy Holguín  Carmona, estuvo montada en su propia fuente, como se puede ver, en la fotografía de archivo.


 Pero las palomas, que abundan en todos los parques de las ciudades de la Tierra y que a veces se convierten en verdaderos problemas de higiene, hicieron de ella un desastre, como se puede ver el estado en que estaba, cuando la tomamos doña Ana María y yo.



Estas fotografías dicen por qué los organizadores del parque, querían deshacerse de ella, por el estado de abandono en que la tenían.
Por esta razón, le pedimos muy respetuosamente, al señor alcalde y a los que tenían la responsabilidad, de ejecutar las obras del nuevo diseño, que nos permitieran llevarla a mi taller, para restaurarla y después de dos meses la entregamos en esta forma.


Si escogimos el color terracota para pintarla, no fue un capricho, sino porque queríamos hacerles saber a los sopetraneros que la Rebeca estaba esculpida en barro cocido; recuerden que las estatuas y los bustos que decoran los parques y plazas de la tierra, pueden ser de mármol y en ese caso, el mármol puede ser blanco, negro o crema (cuando las estatuas son de mármol, no les puede aplicar ningún tipo de pintura, porque esto sería un pecado mortal de artes plásticas). Tambien las esculturas pueden ser de bronce o se puede imitar ese color, con la pintura que conocemos con el nombre de anoloc; este color es de un sepia verdoso brillante y a la pintura, no se le hace claro-oscuro; Pero las estatuas y los bustos, pueden ser de concreto y en ese caso se pueden pintar con cal de la que aplicamos a las paredes de las casas.


Algunos ciudadanos, en su buena fe, creen que se pudiera pintar, como se pintan las imágenes de los templos, pero eso no es posible, porque no son maniquíes ni prepagos, ni tallas de madera o bizcochuelos de yeso.

Dense cuenta de que ese tipo de pintura no es propio para la intemperie, es decir, para aguantar los rayos solares ni los efectos de la lluvia, ni la humedad de los días sin sol ni de las noches que conocemos con el nombre genérico de sereno.

Si son buenos observadores, vean cómo la pintura terracota de la Rebeca hace un buen juego, con la pintura de la fuente, que es un poco más oscura, que la que ella tiene y además juega con el conjunto de colores que ofrece el ámbito de la plaza, con los sócalos del templo parroquial.

Cuidado con caer en la tentación de entregarle esa preciosa escultura a pintores, que la vayan a chambonear con sus extravagancias.


Lo que más nos gustó del público sopetranero fueron las críticas que le hicieron a nuestra restauración, porque eso nos indica, que los ciudadanos de esta tierra están aprendiendo a querer su patrimonio cultural.

Bienvenida la crítica, porque estamos en una democracia y cada persona o entidad, tiene pleno derecho de fiscalizar la labor de aquellos que nos interesamos por el bienestar de nuestro querido pueblo Sopetrán.

Sigamos cuidando nuestro patrimonio y no permitamos que propios o extraños, lo quieran maltratar o desaparecer.

Los dejo en la grata compañía de la fuente que está presidiendo nuestra Rebeca.


Sopetrán, 15 de agosto del 2015.

miércoles, 12 de agosto de 2015

Curso teórico-práctico de Dibujo, Pintura y Escultura, Clase n.° 1

Curso teórico-práctico de dibujo, pintura y escultura.
Primera clase de dibujo.

Darío Sevillano Álvarez.

Presentación del curso y avisos generales: Los hace Doña Ana.

Introducción:

Bienvenidos al templo de las artes; con un poco de paciencia y con una buena disposición de ánimo, vamos a ingresar en el maravilloso mundo del dibujo, que es la base para llegar a los grandes aciertos de las artes plásticas.

Si recordamos lo que decía el famoso pintor del siglo de los grandes artistas, Ingres: «Se pinta como se dibuja» o como se expresaba el gran pintor y escultor sopetranero don Alfonso Góez: «El que dibuja, pinta, y el que pinta esculpe; luego el que dibuja, esculpe»; con unas horas de clase bien aprovechadas, en cuestión de un año de trabajo, estaremos haciendo bellezas con las habilidades y destrezas de nuestros cerebros, de acuerdo con las diferencias individuales de cada uno de ustedes.

Analicemos muy bien estos conceptos: Explicación lógica.

Las diferencias individuales, nos las enseñaba nuestro gran maestro del seminario, el monseñor José Tamayo, así:

«Cuando diez personas hacen uno sancocho, aunque todos lleven los mismos ingredientes y sean cocinados en ollas iguales, quedarán distintos de color, presentación y sabor; y eso lo hacen las diferencias individuales»

En las artes, cuando vayamos a dibujar cualquier objeto, es muy normal que cada uno de los dibujos que hagamos, quedará con algunas diferencias, porque la mano y el cerebro de cada uno de los dibujantes, lo concibieron en esa forma. Mal haría un profesor de artes en calificar de malos trabajos aquellos que no guardan las mismas líneas y proporciones del modelo que se está exhibiendo.

Pero miremos este otro concepto:

Si soy capaz de pintar un cuadrado, sé dibujar; si con ese cuadrado hago un cubo y le pongo el claro oscuro, sé pintar; si lo amaso con barro, se esculpir, y si al cubo de barro soy capaz de aplicarle colores, soy un buen decorador.
Estos conceptos tan sencillos, son los que vamos a desarrollar a lo largo de nuestro curso teórico-práctico de: Dibujo, Pintura y Escultura.

Entremos en materia.

Desarrollo:

¿Qué necesito para ser un buen dibujante?

La respuesta es muy sencilla:

Un buen lápiz, una goma de borrar y un pedazo de papel.

¿Cómo es un buen lápiz?


Los lápices se consiguen de varias nominaciones: La gama B y 

la gama H.

En la gama B, mientras más alto el número, más oscura la sombra que produce; y en la gama H, mientras más alto el número, es más clara la sombra que regala.

Cuando los lápices son de la gama B, son blandos y tiñen en forma oscura y los de la gama H, son duros y tiñen muy claro, estos últimos solo se emplean para dibujo muy técnico.

Pero hay una gama de lápices que son los más comunes y los que todos manejamos: El lápiz número 1 que equivale a un 2B; el número 2, que equivale al HB o también puede ser el F, una buena mezcla de las dos gamas; entre los lápices duros están el 3 que equivale al H y el 4 que es el 3H.

La goma para borrar debe ser de buena marca, que no sea como las que traen los lápices comunes, porque en vez de borrar ensucian el papel.


En los papeles para dibujar están: El papel satinado, que sirve para dibujar con plumillas; el papel de grano fino, que se presta para hacer grisados y degradados de muy buena calidad; el papel de grano medio, que sirve para pinta pastel, cretas y sanguinas; el papel verjurado, es el más común en el mercado de las artes y sirve para carboncillo, sanguina y cretas; el papel canson, que se consigue en varios colores, que es un papel multiuso; el papel especial para pintar con acuarela y hay otras variedades de papel para comprar según los gustos.

El formato de los pedazos de papel que se encuentra en las casas de arte es cuarto de hoja, 35 por 50; media hoja, 50 por 70; y hoja entera 70 por 100.

Como nos estamos metiendo en el mundo de las artes plásticas, es bueno conocer algunos elementos propios de ellas y saber cómo son las presentaciones que se consiguen en el mercado: Sanguina, cretas, carboncillos, pinturas acrílicas o a base de agua, pinturas al óleo, pinturas para acuarelas, pinturas al Gouache o guachas y tintillas.

(Para leer, cliquee la foto;
para restablecer cliquee fuera de la foto)
Ahora veamos cómo se le saca la punta al lápiz de carboncillo:

No es una buena práctica, sacar la punta de los carboncillos con el sacapuntas o con el tajalápices, porque se pierde mucho material del grafito de la punta en los roces con las máquinas; por esa razón lo mejor es tomar el lápiz y con un bisturí o un cuchillo bien afilado, se desbasta la punta y se prepara para que quede, puntuda en un lado y plana en el otro y así nuestro lápiz, prestará varios servicios como lo muestra este dibujo.


Ya vimos la teoría para hoy, ahora pasemos a la parte práctica:
Vamos en primer lugar a tratar de sacarle la punta a nuestros lápices, siguiendo las recomendaciones que hice, para que podamos trabajar a toda máquina.

////////////// \\\\\\\\\\\\\\ OOOOOOOOO 0000000000

Luego intentemos imitar el dibujo que les presento y tratemos de darle la mayor belleza, empleando las distintas caras de nuestro lápiz para colorear todos sus espacios.

Empecemos haciendo unos cuadrados y entre ellos, hacemos varios grisados.


Hagamos un pequeño adiestramiento para aprender a manejarlas las dos puntas del lápiz.





Sopetrán, 1.° agosto del 2014.

Curso de Dibujo, Pintura y Escultura




Sopetrán, Agosto 8 del 2015.

Doctor
Gabriel Escobar Gaviria
Propietario y editor del Blogger: losgaviriasdesopetran.
E. S. D.

Apreciado Amigo:

Después de una conversación telefónica contigo, llegué a la conclusión de que es importante seguir escribiendo para este distinguido medio de difusión, que en la actualidad goza de buen prestigio, en las páginas que se conocen con el nombre genérico de: Blogger.

En esta oportunidad, te puedo ofrecer un curso completo de: Dibujo, pintura y escultura, que estamos dictando en las instalaciones de mi taller, con el patrocinio de: Doña Ana María Álvarez Peláez, que siempre se ha distinguido como: Mecenas de la cultura sopetranera.

Gracias a este patrocinio veintidós personas, entre niños, adolescentes y adultos, vienen gozando de las maravillas de la plástica, desde el mes de marzo del año 2014 y a la fecha han recibido: Treinta cinco clases de teoría y otras tantas de práctica, que los van a acreditar como expertos en estas tres hermosas  disciplinas.

Si así lo afirmo, es porque los días jueves de cada semana, dictamos dos horas de clase, repartidas en una hora de teoría y una de práctica.

El curso se compone de las siguientes disciplinas de la plástica: Las primeras lecciones, les enseñan a dibujar con lápices comunes y con lápices de carboncillo; luego los introducimos en el maravilloso mundo de las sanguinas y los pasteles o cretas; en esta parte enseñamos a hacer retratos de personas y animales; luego continuamos con los bodegones de naturalezas muertas y naturalezas vivas; después entramos en el mundo maravilloso de los paisajes y les enseñamos a diferenciar entre paisaje urbano, paisaje rural, paisaje marino y pintura abstracta.

En el momento actual estamos trabajando con los colores acrílicos, que como bien sabemos son casi la misma técnica de los colores al óleo, pero de unos precios muy baratos.

Más adelante vamos a trabajar con óleos, gouaches, y acuarelas y al final del curso estaremos hablando de tintillas, aguadillas y muchas técnicas que se pueden hacer, para representar nuestras ideas plásticas sobre las distintas formas de recibir el color, como: Papel, opalina, cartón paja, papel canson, tela, (lienzo, lino dacrón y otras) y todo aquello que su majestad el hombre descubre en su larga carrera de triunfos y fracasos.

Pero te estarás preguntando: ¿De dónde salió Darío, con semejante locura? Te puedo contar que cuando estaba próximo a cumplir el estatus de maestro jubilado, me preparé con el debido tiempo, para poder entretener mis horas, en los largos días de ocio, que se le pudieran presentar a un maestro, enseñado a un plan de trabajo que casi siempre, copaba las venticuatro horas del día y fue así como tomé un curso de estas disciplinas, con la casa Larousse de Francia y la editorial Altaya, producía los documentos, que llegaban semanalmente a todos los países de la tierra.

Si deseas tomar esta atrevida propuesta, puedes anunciarle al selecto público del Blogger,  que semanalmente vamos a pasar una de las lecciones, ilustradas a todo color y con las debidas explicaciones, para que el trabajo de ellos a nivel de sus hogares sea mucho más placentero.


Cordialmente;


Cédula de ciudadanía: 3’620.074 de Sopetrán.






Estimado Darío:

Sabes y todos nuestros visitantes saben que el blog es más tuyo que mío, por lo que sí tu traes una idea que redunde en mostrar al mundo entero la cultura de nuestro querido pueblo y la sabiduría de un docente sopetranero como Darío Sevillano Álvarez, pues bienvenido sea.

Aprovecho este espacio para dar el pésame a los hijos, entenados y nietos de Luis Gaviria Jaramillo (q. e. p. d.), por la partida a la casa del Padre de su madre y abuela Rosa Ángela Muñoz de Gaviria. Son ellos Aníbal y Amparo Vélez Muñoz y Luis Carlos, William Giovanni (estos tres ya fallecidos), Adriana, Luz y Martín Gaviria Muñoz, y los hijos de éstos.

Gabriel Escobar Gaviria.