Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

lunes, 18 de agosto de 2014

Otros elementos urbanos

Otros elementos urbanos
Darío Sevillano Álvarez

Ahora podemos hablar de los remates, que son uno de los espectáculos arquitectónicos más valiosos de nuestro pueblo. A continuación obsérvenlos y digamos como un tele periódico Europeo: «Sin comentarios».

Empalme de la carrera Girardot
con la calle José María Villa.

Heliodoro Rodríguez
con el camino del Chagualal.

Empalme de Bomboná
con Heliodoro Rodríguez.

Empalme de Zea con la Quebradita.

Empalme de Bomboná con la carrera Córdoba.

Empalme de la Bolívar
con la Benjamín Herrera.

Estas referencias, estos paisajes y estas joyas arquitectónicas, son las que diferencian a Sopetrán de otros pueblos y lo hacen, grande entre los grandes y ciudad importante por excelencia, entre muchos pueblos de Antioquia.

Por estas razones, para conservar la identidad del Sopetrán de otras épocas, es importante pensar en cómo se hacen las cosas, para que siendo de la edad moderna, no deslustren aquellas que pertenecen a ese pasado glorioso.

Nótese bien:

En este lugar deberíamos hablar del templo parroquial de Nuestra Señora, pero en otro archivo del Blogger lo hicimos con todos los detalles.

Ahora hablemos de la capilla del Sagrado Corazón, una obra de finales del siglo XIX, que fue entregada al Padre Justiniano Madrid, para bendecirla y estrenarla. Hay en ella una serie de revolturas de arte, que al final uno aprende a mirar con respeto y pereza:

El frontispicio es de arte románico; pero las ventanas, son ojivas de arte gótico, y las del campanario, son romanas; la puerta es de arte romano, ornamentada con figuras del arte mudéjar y el remate de ella es quebrado.

El interior, pertenece al arte gótico y los altares son tallados en madera. El techo fue construido por el sistema de cerchas.

Este es el aspecto general del frontispicio.

Miremos el interior:

Altar mayor.

Sistema de cerchas del techo.

Veamos la capilla de San Rafael, a la cual solo le quedó el nombre, porque sus mejores joyas, y entre ellas cayeron la imagen del arcángel, el Niño Jesús de Atocha, el Corazón de Jesús, la Inmaculada Concepción, los ornamentos y la custodia, fueron desapareciendo sistemáticamente.

Este recinto es ahora el auditorio de la casa de la cultura. Miremos para que lo utilizan:

Este es el interior del auditorio, que en mejores épocas, era la capilla de San Rafael.



Observemos los elementos propios del arte gótico:
Arcos en forma de ojiva, terminados con una punta piramidal aguda.

Ornamentos: Flores de lis, almocárabes y arabescos.

Columnas planas, unas, y redondas, las otras,
Es bueno resaltar la construcción del techo en forma de cerchas.




 Diferentes grupos 
del ballet folclórico de Sopetrán.

Vale la pena informarles que el auditorio, tiene capacidad para doscientas personas sentadas y que sus ventanales son el mejor aire acondicionados, para mantener la temperatura ambiental, sin que se sientan los ardores del verano, ni las molestias del aire acondicionado.

Sopetrán, 9 de septiembre del 2013.


lunes, 4 de agosto de 2014

El apio

El apio
Darío Sevillano Álvarez

Hoy vamos a hablar de una planta muy conocida por todos y que se presenta en la naturaleza en dos formas: el apio y su gemelo el perejil. El primero se llama Apium gravéolens que traduce ‘apio de olor fuerte’ o ‘apio de mesa’ y Apium petroselium, que traduce ‘apio que produce sabor especial’ (aceitoso).

El apio de mesa.

En el apio se consiguen dos especies distintas: el apio de mesa, que es un alimento y el de monte que es un remedio.

El apio, está compuesto por hierro, potasio, calcio, fósforo y sodio y contiene vitaminas A, B y C.

El apio es una de las verduras que más propiedades medicinales contienen; se puede comer crudo o cocido y sirve para tonificar el cuerpo, erradicar la fiebre, purificar la sangre, aliviar el reumatismo y mejora la gota. Los que sufren del hígado y la vesícula biliar, encuentran alivio a sus males en el apio. Es importante aclarar, que el apio se presenta en dos formas el de mesa, o sea el que se compra en las legumbrerías y el cimarrón que es más delgado, que se cultiva en las casas.

El apio crudo en un poderoso tónico para mejorar los nervios y el cerebro y es el remineralizante más eficaz, después de la cebolla.

El caldo de apio es muy útil en el tratamiento del asma, también sirve crudo.

Mata de apio.

Esta fórmula es buena para curar la afonía o perdida de la voz: Se toman hojas frescas de apio y se machacan en un mortero, se les agrega un poco de agua, el jugo de dos limones y un poco de cebolla cruda. Esta mezcla se toma lentamente.

La ensalada de apio con sal, es una medicina excelente, para curar la acidez del tubo digestivo y cura la colitis. La ensalada de apio con aguacate, es una medicina excelente para las enfermedades del estómago y el intestino.

Antiguamente combatían la apendicitis o cólico miserere con un lavado intestinal de agua de apio y toronjil y le mantenían los pies calientes al enfermo. Claro que, a mi modo de ver las cosas, la apendicitis solo tiene como solución la operación.

La hepatitis o ictericia se combate con infusiones de apio cimarrón, preparado así: 30 gramos de hojas de apio fresco y 500 gramos de agua, cuando esté la infusión se toma tres veces al día.

Venta de apio.

Licor de apio para aliviar el aparato digestivo, la debilidad general y la neurosis: Se remojan, por ocho días, 20 gramos de semillas de apio, en 500 gramos de alcohol, del que sirve para el consumo humano; se filtra bien y se le agregan 100 gramos de jugo de limón y un litro de almíbar (recuerden que el almíbar es la miel que se hace con azúcar). Esta bebida se puede tomar tres veces al día.

Fórmula especial para el reumatismo: Se cogen hojas de apio y se pican, se ponen a hervir con agua; cuando el apio, está bien cocido se separa del agua, la cual se debe tomar cada que se necesita; el apio cocido, se pone en una cacerola con leche, un poco de harina de trigo y raspadura de nuez moscada, esta preparación se hace hervir. Y se debe comer, con pan o con tastadas, también se puede comer con papas sancochadas.

Así se cosecha el apio.

Ahora hablemos del perejil que tiene proteínas grasa, cenizas, hierro, calcio, cobre y calorías; también tiene vitaminas: A, B, C y G4.El perejil, se usa como condimento de las comidas, es rico en calcio y hierro y por ésta razón es la escoba que limpia el estómago y estimula la producción del jugo gástrico.

Como aperitivo se cocina la raíz, en la proporción de treinta gramos por litro de agua. Este líquido se toma una hora antes de las comidas. El perejil, previene los infartos del hígado, mejora la hepatitis, alivia la hidropesía, limpia las vías urinarias y quita la fiebre.

Esta es la planta de perejil.

Las semillas o las hojas de perejil se aplican en cataplasmas para obligar las glándulas mamarias a producir leche. Y previene los infartos en estas partes del cuerpo. Aplicado en cataplasma sobre las hinchazones, las alivia y calma el dolor producido por las picaduras de abejas.

Las semillas de perejil en infusión, veinte gramos de semillas por litro de agua, tonifican el estómago, mejoran los nervios, calman las neuralgias y arrojan las lombrices intestinales.

Cuando se presentan dolores de muelas  o piezas dentales, se puede aplicar: perejil machacado, con un poco de sal, untado en una mota de algodón. Esta aplicación se hace en la pieza del dolor. Del perejil, se extrae un líquido aceitoso que se puede tomar en cápsulas, para las enfermedades del aparato digestivo

Cuando consumimos perejil, estamos revitalizando las glándulas suprarrenales.
El perejil alivia los cólicos menstruales y los cura; fortifica los ovarios y si se mastica cura las heridas de la boca.

Ojo que el perejil tiene contraindicaciones, si hay embarazo o sospecha de él.

Sus hoja son muy parecidas al apio.

La cocción de perejil, sirve para mejorar los dolores del cáncer interno y si se pone en cataplasma, sirve para el cáncer externo.

El zumo de perejil en ayunas, es el mejor remedio, para aliviar la colitis.

Si se cocinan en un litro de vino, 100 gramos de perejil, se puede tomar, para controlar la diabetes.

Éste remedio, es bueno para la gangrena y para las ulceras rebeldes de la piel: Tres cucharadas de perejil; una cucharada de sal de cocina; una cucharada de pimienta; cincuenta gramos de vinagre. Se deja la preparación por ocho días luego, se aplica sobre la piel y se tapa con vendas. La aplicación se debe remover con frecuencia.

Tónico especial: quinientos gramos de agua y diez gramos de perejil. Se calienta hasta la ebullición, se toman tres tazas diarias.

El zumo del perejil aplicado en los cornetes, alivia las hemorragias nasales.

Salsa de perejil.

Solo los hombres, pueden tomar bebidas de raíces de perejil, hervidas en agua, para limpiar el hígado; a las mujeres les puede trastornar los períodos menstruales.

Para mejorar el mal aliento, se mastican hojas de perejil; se traga el zumo y se vota el bagazo.

Las cataplasmas de perejil, alivian el mal olor de los pies.



Sopetrán, 9 de septiembre de 2013



lunes, 28 de julio de 2014

Jaboticaba

Rincón de las frutas
Darío Sevillano Álvarez


Una sorpresa botánica americana.

Gracias a la colaboración de nuestro amigo de luchas, el doctor Raúl Tamayo Gaviria, que nos envió un correo electrónico en el que nos pide que clasifiquemos y hagamos conocer las delicias de un precioso árbol de origen brasilero, llamado jaboticaba (Myrciaria cauliflora), guapurú o árbol de uvas de Brasil, que de verdad llama la atención, por su belleza y por la cantidad de frutos que produce.

Este árbol es un verdadero
prodigio de la naturaleza.

La clasificación científica de esta preciosa planta podría ser:

Reino: Vegetal.
División: Magnoliofitos.
Clase: Dicotiledóneas.
Orden: Mirtales.
Familia: Mirtáceas.
Género: Myrciaria.
Especie: Cauliflora.

Si me diera por sembrar uno de esos árboles en mi casa, no estaría muy seguro de comer de esas deliciosas uvas, porque solo produce frutos a los veinte años de haber sido plantado.

Estas son las jugosas uvas del árbol.

Como ya lo dije, es un árbol oriundo de Brasil, que tiene sus familiaridades con los guayabos y con los arrayanes, tan comunes en nuestro medio; de aspecto tortuoso, es decir sin muchas ramas, de corteza muy gruesa y un poco espinosa, que crece a la sombra de otros árboles, más grandes del bosque tropical; cuyos frutos dan la impresión de estar pegados del tallo y solo crecen en el tronco principal y en las ramas más gruesas.

Los frutos de este árbol se conservan mal y solo duran dos o tres días, a temperatura ambiental.

La altura máxima de crecimiento son doce metros.
Cuando el árbol está en cosecha, parece un arbolito de navidad, porque los frutos según el grado de maduración, son verdes al principio, morados cuando empiezan a madurar y negros cuando están sazonados.

La expresión: ojitos de guapurú, aludiendo al nombre común del árbol. Es un sinónimo de ojos hermosos.

Es bueno contarles que cuando el árbol está en cosecha, no se puede subir a él, porque los frutos están apiñados en los troncos, como lo hace la guanábana y no hay espacio para trepar, si algunas raíces están destapadas, también producen frutos.
Observen los frutos más de cerca.

Así son las flores del árbol.

Esta planta prefiere los terrenos subhúmedos y en las zonas secas y a una altura desde 500 a 1.700 metros sobre el nivel del mar.

Sus frutos son unas bayas, de cáscara delgada y lisa y su pulpa es blanca y jugosa, de sabor agridulce, que se puede comer cruda o se puede hacen en deliciosos jugos, dulces, licores y vinagres.

Las cáscaras del tallo y del fruto, son una medicina excelente, para curar la diarrea.

 Algunos de los productos que se hacen con la Jaboticaba.

Así son los frutos del árbol.

En el año de 1933, salieron unas semillas del árbol para Colombia y a partir de esa fecha, tenemos unos pocos de ellos, en nuestro país.
Los aficionados a cultivar árboles en forma bonsái, hacen bellezas con esta planta, observen una de ellas:


Un árbol adulto de jaboticaba, produce en las dos cosechas anuales, 
unos 250 kilos.

Respecto a la pregunta de si se pueden sembrar estos árboles en Sopetrán, tendríamos que hacer unas aclaraciones muy importantes, porque nuestro clima cálido seco tropical, no es el ambiente adecuado para hacerlo, pero como la ciencia, día a día avanza, se podrían aclimatar los pequeños arbustos por medio de invernaderos y luego exponerlos a la condiciones de nuestra climatología.



Pero es muy importante, antes de traer especies nuevas, hacer un análisis ecológico de algunas condiciones, como por ejemplo:

¿Cuáles son los polinizadores? Recuerden que ya tenemos una dura experiencia con la Maracuyá, que como es una pasiflorácea, tiene los estambres y el pistilo muy gruesos y resistentes y solo las pueden polinizar los coleópteros y por esa razón, decidimos traer unos cucarroncitos, para que las ayudaran y causamos la catástrofe ecológica de acabar con las palmas de coco., porque el cucarrón las destruyó.

También es bueno analizar, si la planta no llega con algunas enfermedades, que puedan destruir nuestra flora.

Y por último, habría que saber si los nutrientes que tienen los suelos en donde la vamos a cultivar, pueden soportar esos árboles, por sus contenidos en sales minerales.


Esta es la presentación del árbol de jaboticaba.

Para el caso de poder hacerlo, les dejo la inquietud de que las semillas de esta planta, son poliembriónicas, es decir que cada una de ellas produce de cuatro a seis plantulitas.

Esta planta tiene preferencia por los suelos fértiles, ácidos y profundos.

También es importante decir: Que la distancia para sembrarlos es por lado y lado de 9 metros, para que los arbustos no se molesten por competencia.

Esta planta, se puede injertar y cuando los sembrados son de esta clase, pueden producir frutos a los cinco años.

Estas son algunas de las propiedades medicinales de esta planta:

Sirve para el tratamiento del asma; alivia las enfermedades del intestino; en baños externos sirve para curar la erisipela; con su jugo hervido se hacen buches o gargarismos para curar las enfermedades del sistema fonatorio.



Los componentes de este fruto son:

Calorías: 45,7
Proteínas: 0,11
Humedad: 87,1
Grasa: 0,01
Carbohidratos: 12,58
Fibra: 0,08
Cenizas: 0,20
Calcio: 6,3
Fósforo: 9,2
Hierro: 0,49
Tiamina: 0,02
Riboflavina: 0,02
Niacina: 0,21
Ácido ascórbico: 22,7
Triptófano: 1 mg
Lisina: 7 mg

 Árbol en cosecha.

En algunas unidades residenciales se usan como ornato. 

En esta, por ejemplo, alternado con nísperos




Sopetrán, 6 de septiembre del 2013.

*

160222









574

sábado, 29 de marzo de 2014

Nuestra basílica menor

Tomado de Jus Gentium de El Colombiano 14-03-29


Raúl Emilio Tamayo Gaviria
Una dama veterana llama a su amigo de pelo Blanco y bastón para que le ayude a armar un rompecabezas.

—Es el mejor rompecabezas que he tenido, pero no sé por dónde empezar —le dice la anciana a su amigo, ante una mesa llena de cereal.

—¿Y qué se supone que vamos a armar?

—Pues en la caja hay un tigre pintadio —comenta la vieja.

Vea, mijita —dice el veterano tomando la mano de su amiga—, Vamos a guardar estos corn flakes en su caja y hagamos de cuenta que ya acabamos.

Cuando me llamó el padre Francisco Loaiza a contarme que nuestro templo parroquial será exaltado el próximo 4 de abril a Basílica Menor por decreto dela Santa Sede, brinqué de alegría. La iglesia donde mis abuelos, mis padres y yo recibimos el agua bautismal, y donde fuimos confirmados en la fe, ya será basílica y el padre Francisco será rector de la Basílica Menor de Nuestra Señora de la Asunción de Sopetrán.

No fue un camino fácil. «Roma es eterna y se eterniza», escribí una vez. Es más fácil armar un tigre con hojuelas de maíz. Pero ahora, con el cambio de Diócesis de Santa Rosa a la Arquidiócesis de Santa Fe de Antioquia y la intervención de su arzobispo, monseñor Orlando Corrales, logramos este anhelo de Sopetrán: la Basílica Menor de la Virgen Morena de Sopetrán.

Esa misma Virgen que un día bajó en España en plena guerra entre cristianos y moros, a liberar a cuatrocientos cristianos que el infante musulmán Alí Maimón pasaría por las armas al día siguiente y que ante el milagro de la Virgen María, que rompió las cadenas de sus prisioneros, se convirtió al cristianismo. Ese mismo cuadro de la Virgen Negra , que un día vino de Santa Fe de Antioquia en procesión, como regalo del fundador de Sopetrán, Francisco Herrera Campuzano, en gratitud por el milagro de la salud de su hija, ahora presidirá la Basílica al lado de su Hijo Divino, el Señor Jesús.

Muchas emociones se nos agrupan en la mente, las tristezas de los funerales de mis abuelos y seres queridos entre las impresionantes columnas y espaciosas naves. También las alegrías de mis tiempos de monaguillo, de cruzado eucarístico, los desfiles con mis maestros a las misas solemnes, don Emilio Bedoya, Rafael y José Luis Muñoz, Alfonso Bustamante, las hermanas carmelitas. Los párrocos Gerardo Martínez, Rafael Vélez, el padre Piedrahíta, Humberto Torres, Jorge Mario Restrepo. Las campanas y el reloj que en las noches de insomnio nos acompañaron cada cuarto de hora recordando al amigo Guillermo García  que tantas veces arreglo el viejo reloj alemán y del cual hizo copias para doce iglesias más. Las bellas torres románicas que desde tantas partes vemos con orgullo, ahora nos recordarán que son torres de basílica.

La visita del señor nuncio apostólico, Ettore Balestrero, y de los señores obispos que nos dieron su voto en la Conferencia y todas las autoridades civiles y militares que nos honrarán con su presencia en Sopetrán, que en el decir del poeta Carlos Mazo es «... tierra de mameyes donde no se cansan los bueyes y hombre es un huracán».

Ñapa. Al escuchar el órgano francés de la Basílica recordemos las voces de Pacho García y Ramón Carrasquilla que retumbaron en ese grandioso templo.

Nota del Editor.  Como dijo Raúl en su columna el suceso que nos alegra será el próximo viernes 4 de abril. Así: El acto cívico se iniciará a las 10:00 a. m. con desfiles de las autoridades civiles militares y eclesiásticas, las instituciones educativas y las diferentes agrupaciones cívicas, culturales y religiosas. La misa concelebrada por el nuncio apostólico, el arzobispo de Santa Fe de Antioquia, el nuevo rector de la basílica y los obispos y sacerdotes visitantes será a las 11.00 a. m. en la Basílica de Nuestra Señora de Sopetrán. El rector de la basílica y el señor alcalde  han extendido la siguiente invitación.




160222



695

sábado, 22 de marzo de 2014

Sopetrán 400 años. Fascículo 4

Cuatrocientos años
Darío Sevillano Álvarez
Fascículo cuarto 
Vieira

Los Vieiras, los Vieras o los Beiras son tres formas de un mismo apellido que entre nosotros lo conocemos como Vieira.

En el siglo XIX y hasta mediados del siglo XX, este era uno de los grandes apellidos de la ciudad de Sopetrán y sus miembros eran personajes muy distinguidos y de alta alcurnia, que poseían grandes latifundios destinados a actividades agropecuarias, pero algunos de sus miembros agregaban la actividad comercial y otros la educativa.

Sin lugar a dudas, el personaje más importante de esta familia, fue Don Pedro Viera Gaviria, hijo de Justiniano Vieira Isaza y Zoraida Gaviria Duque, que según decían los pobladores de nuestro terruño, era el hombre más rico de la comarca (entiéndase por comarca, el occidente medio antioqueño).

Este es el escudo de 
los Vieiras de Sopetrán

Es bueno que veamos cómo apareció este apellido,

Los historiadores no se han podido poner de acuerdo sobre el verdadero origen de este apellido; vamos a ver sus tres posibles orígenes:

Unos relatan que nació en el norte de España en la provincia gallega; otros argumentan que nació en Portugal; yo creo es que como la provincia gallega limita por el sur con el norte de Portugal, en la época en que los límites de las dos naciones no existían, el apellido apareció en el norte de la península Ibérica.

Otros historiadores dicen que el apellido nació en Italia, en donde se le reconoce, como unos de los apellidos nobles, pero hay quienes afirman que los de Italia son oriundos de Portugal.

Así es el escudo de los de Italia.

¿Cómo llego el apellido a nuestras tierras?
En el siglo XVIII, llegó a Colombia el Señor Juan Bernardo Vieira, que según los historiadores españoles era hijo de la princesa Vieira de la Casa de Braganza, y en Portugal no le reconocían su linaje, por esa razón, vino a las tierras de América para hacerlo valer; otros historiadores dicen que eran dos hermanos, hijos del rey Carlos I de España y de la princesa de Portugal y cuando quisieron hacerse reconocer, tuvieron que viajar a América y uno de ellos, Juan Bernardo se quedó en Colombia y el otro fijó su residencia en Brasil.

Sea cual fuere el relato, lo importante es saber que los Vieiras, tienen en sus dos linajes sangre real.



Es bueno preguntarse cómo apareció este nombre

La palabra Vieira, es un toponímico, es decir, hace mención de un lugar como un caserío en el municipio de la Cañiza (Pontevedra) y dos poblaciones portuguesas: Vieria de Leiría y Vieria de Minho, pero en sí la palabra viene de un vocablo gallego que traduce ‘venera’ y hace mención de la concha de un caracol que utilizaban los peregrinos de Santiago de Compostela en sus correrías.
Algunos historiadores heraldistas, dicen que la suspensión de la i en algunos lugares se debe a que en gallego, la gramática, suspende la i después de e.
Pero otros afirman que Viera es oriundo de Israel y que traduce ‘diosa de las aguas’.

Este es el escudo de armas 
de esa forma de escribir el apellido.

Yo me atengo al relato de que en gallego, se suspende la i después de e.

Hay un escudo que no publican las casas de heráldica: En campo de plata tiene un solo caracol en color azur.

En el siglo XIII año 1220, en Portugal en la torre de Villa Seca, figuraba Rui Vieira; y en el libro de las reparticiones de Valencia, aparece G. de Vieira, un caballero portugués al servicio del Rey Jaime I de Aragón, en la reconquista de ese reino moro.

Este es un apellido distribuido en las provincias de Pontevedra y Orense, pero su presencia es notable en la comunidad de Madrid y en las provincias de Barcelona y León.

Simón de Vieira fue peón en la compañía del capitán Escalante en la conquista de Tenerife en Islas Canarias, le tocó en reparto una data en Güimar y murió en Gran Canaria en el año 1522.

Por otro lado, Juan de Vieira y Sousa, oriundo de la ciudad de Veracruz, que se desempeñaba como hacendado en Tomares de Sevilla, probó su hidalguía en 1779, ante la sala de los Hijosdalgo de la Real Cancillería de Granada.

Esta fue la casa de Don Pedro Vieira Gaviria 
en la calle real o Uribe Uribe.

En la actualidad este linaje en España cuenta con 3770 personas que lo llevan en su primer apellido y 3062 en el segundo.

En términos generales, el linaje está esparcido en Portugal, al norte de Porto y tiene algunos miembros en Galicia y Sevilla de España; en Italia, también tiene algunos miembros; y según se ve en internet, hay Vieiras en algunas repúblicas de América.

En Puerto Rico hay algunos Vieiras, y según mis investigaciones, son personas de clases media, media alta y algunos de ellos son adinerados.

Ahora veamos las bondades que este linaje regaló al pueblo sopetranero:

La primera y más importantes es el rocecito de sangre real que nos trajo en sus dos líneas, porque equivale a decir, que en nuestras tierras vivieron descendientes directos de las coronas de España y Portugal; a mí esta circunstancia me parece de mucho caché, como se diría en términos un poco altaneros, porque eso nos pone a la altura de muchas ciudades españolas y portuguesas, en donde han vivido miembros de familias reales.

Detalle de la puerta de entrada 
a la casa de Don Pedro Vieira.

Es bueno contarles que hubo una familia de este linaje, don Jesús María Vieira y doña Rita Vieira, que se desempeñaban como buenos comerciantes en nuestra plaza de Bolívar lo cuento porque tuve la fortuna de ser amigo muy cercano de ellos y don Jesús manejaba fincas ganaderas muy bien montadas como la Isleta en jurisdicción de las veredas del Pomar y Santa Bárbara; conozco esta finca y les puedo decir que empieza en piso térmico cálido y termina en alturas de 2.800 metros sobre el nivel del mar y en ella nace nuestra quebrada La Yuná.


Pero si recordamos a Don Pedro Vieira, todos los grandes hatos ganaderos le pertenecían y él contaba con muy buen humor que no sabía cuánto ganado tenía, porque era imposible contarlo y además, como sus fincas eran tan grades y tenían bosques espesos, una hembra que se perdía y la daban por muerta, a los años aparecía con dos o tres crías.

Don Pedro se casó con doña Clementina Gaviria Villa, más conocida como doña Tina, una ilustre matrona de este linaje en Sopetrán y de ese matrimonio, nacieron Félix y Alicia; el primero fue propietario de grandes extensiones de hatos ganaderos, a orillas del río Cauca y de la quebrada Juan García en Liborina, Alicia todavía vive en la ciudad de Medellín.

Doña Clementina era una buena señora, que se dedicaba a colaborar con los asuntos de la Religión y con algunas obras cívicas.


Es de mucha importancia decir que a lo largo de mis idas y venidas a las casas de estos personajes, observaba que eran muy dados a hacer obras de caridad y siempre ponían su atención en aquellas familias pobres, a las que llamaban pobres vergonzantes, porque eran personas que no habían nacido para la mendicidad y preferían aguantar sus tragedias que dedicarse a pedir.

Es muy importante decir que como los grandes latifundios de don Pedro, ocupaban las tierras de El Rodeo y Córdoba, para mantenerlos en forma, él daba trabajo honrado y estable a muchos sopetraneros, padres cabezas de familia y a veces les prestaba tierras a la cuarta, es decir: las cosechas que producen, se reparten una cuarta parte para el dueño de las tierras y tres cuartas partes para los que las cultivan y con estas cosechas, ellos mantenían en orden sus despensas.


También este ilustre señor, sostenía el negocio de la leche, en el casco urbano, que se vendía a precios muy baratos y lógico sin el proceso de pasteurización.

Es bueno hablar de tres ilustres damas que llevaban este apellido con mucho honor, eran: doña Dolores Vieira, doña Laura Vieira y doña Lucrecia Vieira; la primera era soltera y tenía en la calle del caño, una verdadera finca, pues en su casa encerraban los terneros por las tardes y en las mañanas ordeñaban las vacas y ella vendía la leche por puchas, medias puchas y chicas; las otras dos fueron casadas con dos ilustres miembros de la familia Gaviria.

Pero dada la circunstancia de la sangre real de esta familia, sus miembros eran personas muy bien presentadas y las mujeres, en especial, eran muy bonitas.

Estos miembros del linaje Vieira, eran muy generosos con la Iglesia Católica y siempre regalaban sus mejores ganados en las ofrendas de Semana Santa y Corpus Christi, para las obras parroquiales.



Sopetrán, 5 de marzo del 2014.

Darío Sevillano Álvarez

Por una cordial atención del abogado Rubén Darío Barrientos y del padre jesuita Marcos Castaño Arbeláez nos ha llegado esta nota acerca del padre Justiniano Vieira Gaviria, hermano de Pedro Vieira Gaviria de quien hablamos en la historia de los Vieiras. Por esa razón añado esta semblanza cedida, como ya dije, por los padres de la Compañía de Jesús y que nos da un ejemplo de vida. Nota del editor.

Padre Justiniano Vieira Gaviria
9 de julio de 1891-22 de octubre de 1983

El padre Vieira nació en Belmíra (Antioquia) el 9 de julio de 1891 donde sus padres tenían una finca. Fueron sus padres Justiniano Vieira Isaza y Zoraida Gaviria Duque.

Sus primeros años transcurrieron en contacto con las labores del campo, lo que sirvió mucho en sus administraciones futuras. En Sopetrán cursó la educación primaria, y después marchó a Medellín para estudiar el bachillerato en el Colegio de San Ignacio. Su vivienda allí fue la casa de su tía materna, Isabel Gaviria Duque, esposa del presidente Carlos E. Restrepo.

Sin terminar el bachillerato, ingresó a la Compañía de Jesús el 7 de septiembre de 1909 en el Noviciado de Chapinero en Bogotá. Después de los estudios de humanidades fue destinado ai Colegio de San Bartolomé, Sección de la Merced como subprefecto y profesor de Castellano y de historia Patria a partir de 1915.

A mediados de 1916 viajó a España para estudiar Filosofía en el Colegio Máximo de Oña y regresó a la patria para completar el magisterio en el Colegio de San Bartolomé de Bogotá en donde desempeñó el cargo de subprefecto y Profesor de Latín e Historia.

En julio de 1921, volvió a España y en el Colegio Máximo de Oña se dedica a estudiar Teología, y recibió la ordenación sacerdotal el 24 de julio de 1924.

Retornó a Colombia para la Tercera Probación que practicó en la Casa de Chapinero de 1925 a 1926, donde fue simultáneamente ayudante del Maestro de Novicios.

En julio de 1926 fue destinado a la Escuela Apostólica de San Pedro Claver, en Madrid (Cundinamarca) con los cargos de ministro, ecónomo y prefecto de alumnos. En enero de 1927 dispuso el traslado a la nueva sede campestre de Albán, donde, según su testimonio, habrían de transcurrir los años más felices y fecundos de su vida apostólica, en la formación de muchos jóvenes a los que que ayudó a preparar para la Compañía de Jesús, uno de los cuaies añora esos amables tiempos con estas palabras:

«El recuerdo del P. Justiniano es algo que nunca se borrará de la memoria de los que han vivido en la Escuela Apostólica en esos ocho años (1926—1934), en donde colaboró sucesivamente con el fundador de la Apostólica, padre Luis Fernández y su primer rector, padre Germán Mejía. Contribuyó a crear el espíritu de familia, característico de Nazaret, para la formación integral de los futuros jesuitas, en el aspecto académico con sus activas clases de Lenguas y de Matemáticas y la promoción del deporte: fueron célebres los equipos de fútbol el Mejía y el Vieira. El padre Justiniano organizaba paseos en la hermosa naturaleza circundante, yendo también a las haciendas de los amigos de la Apostólica para gozar de sus piscinas y de sus atenciones. Un elemento de formación lo constituía el trabajo colectivo para disponer campos de deporte o para librar de helechos los potreros. La paternal creatividad del padre Vieira lo hacía trajinar por el comercio de Bogotá para premiar las competencias de los deportistas o alegrar las fiestas hogareñas, especialmente la Nochebuena, de mucho colorido en Nazaret. La bien montada finca le recordaba sus primeros años en Belmira».

Añorando la vida de campo en familia, donde dejaba una capacidad instalada de formación para el apostolado, pasó en 1934 como ecónomo de Provincia, conservando y promoviendo el patrimonio de la juventud Jesuítica. En 1941 fue nombrado como superior de la Residencia de Manizales, hasta 1946, animando con su activo ejemplo los ministerios sacerdotales de ejercicios, predicación y de culto en nuestra Iglesia de San José.

Los años de 1946 a 1947 fue vicerrector dei Colegio de San Francisco Javier en Pasto, y luego fue destinado a Cartagena, como superior de la Residencia y Santuario de San Pedro Claver, donde permaneció hasta 1953, cuando fue nombrado ministro y ecónomo de la Casa de Probación de Santa Rosa de Viterbo.

En 1956 inició la última etapa de su vida en la Residencia de San Ignacio, de Medellín, entregado a promover la devoción al Sagrado Corazón de Jesús dirigiendo el Apostolado de la Oración y animándolo con el dinámico Boletín en el que mensualmente explicaba las intenciones recomendadas por el papa, dando cuenta de los queridos difuntos. Durante todo este tiempo, casi hasta la muerte, organizó la magna procesión de homenaje al Corazón de Cristo que en sus últimos años se convirtió y dinamizó con la imagen de Marcha de la Fe y del Amor. Enciende el fervor de los fieles en el último domingo de junio ya cuenta más de una centuria.

Al finalizar la década del setenta, su sólida contextura orgánica, se fue minando por la acentuación de una enfermedad circulatoria, y pasó los últimos años en ía Enfermería del Colegio de San Ignacio de Medellín, sufriendo con entereza la amputación de una pierna, por gangrena.

Todos los visitantes, hermanos y allegados, como lo prescribe San Ignacio «Fueron edificados del ejemplo de su paciencia y fortaleza, con fe viva, esperanza y amor de los bienes eternos que nos mereció y adquirió Cristo con los trabajos... de su vida temporal vida y muerte» aceptando todo con alegría comunicativa, como preparación para su hora suprema llegada el 22 de octubre de 1983 a los 91 años de su edad, 74 de Jesuita y dentro del año en que habría de cumplir las Bodas de oro Sacerdotales.


Laus Deo Virginique Matri