Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

lunes, 7 de enero de 2019

Nacimiento del año


¿Cómo nació el año que en la actualidad utilizamos?
Darío Sevillano Álvarez

La historia con la que fueron haciendo el año, que en la actualidad conocemos, es bonita y muy compleja.

Pero antes de entrar en materia, veamos:

¿Cuáles son los elementos que componen el año?


El año actual está configurado por doce meses; trescientos sesenta y cinco días, más seis horas; cada uno de ellos, con veinticuatro horas, los cuales están divididos en doce horas de luz y doce de obscuridad; y cincuenta y dos semanas.

Para llegar a perfeccionarlo, tal como lo conocemos, los humanos se han dado tres caídas y un tropezón, analizando los comportamientos del sol, la luna y las estrellas, porque lógicamente, estos astros, tienen mucho que ver con la configuración de nuestro año.

También influyeron en su conformación: Los fenómenos naturales; las diferentes culturas y en ellas influyeron los intereses políticos, religiosos, sociales y económicos, de cada época.

Hace unos diez mil años, los pueblos de la margen del Nilo; los persas, y todos los pueblos orientales observaban con mucha paciencia y con todo el entusiasmo del caso, el comportamiento de los astros durante las horas de la noche y le ponían especial atención al comportamiento de la Luna, que a todas las civilizaciones, ha llenado de encantos.


La luna era considerada una diosa por su capacidad de mostrarse en varias caras a lo largo de sus períodos lunares y por esa razón ordenaron que se celebrara un día, en su honor, cada que iba a empezar un ciclo de ella. (Esto equivalía a cada 28 días).

De esta manera, apareció la primera semana, que se componía de casi treinta días y que, a lo largo de los tiempos, se convirtió en un mes.

Pero con la continua observación de la luna, los humanos se dieron cuenta de que cada semana ella cambiaba su cara: Luna nueva, creciente, llena y menguante, y por esta razón, ordenaron que había que celebrar esas cuatro fases lunares y así nacieron las cuatro semanas, con un día de descanso, para adorarla.

Pero mientras esto ocurría, los grandes visionarios empezaban a analizar cuáles eran los tiempos propicios para sembrar, para cosechar y para recoger y almacenar sus cosechas.

De esta manera aparecieron las cuatro estaciones: Primavera, verano, otoño e invierno.


Pero también analizaron que entre una y otra primaveras, transcurrían doce ciclos de la diosa luna y esto originó los doce meses que conocemos.

Los nombres de los días y de los meses, fueron heredados del calendario Juliano, organizado por el emperador: Julio César en el año 46 antes de Cristo. (Es bueno decir que este calendario fue organizado por un gran astrónomo y filósofo, que se llamaba Socígenes).

Al principio este calendario contaba con diez meses y empezaba en el mes de marzo, prueba de lo que afirmo es que el séptimo mes era septiembre; el octavo era octubre; el noveno era noviembre y el décimo era diciembre.

Pero con estas características, el año Juliano tenía un desfase con los ciclos astronómicos y por esa razón se le agregaron dos meses, al principio, enero y febrero.

Y en esta forma fue adaptado al viejo calendario de los egipcios, que tenía 365 días y había uno años bisiestos, es decir con dos números seis, de 366 días, cada cuatro años, porque este día aparecía de las seis horas, que sobran en el ciclo de la traslación de la Tierra, al rededor del Sol, cada año.

Pero este calendario, continuaba con un error en la suma de los días y por esa razón el papa Gregorio XIII, en el año de 1582, le hizo unas reformas.

Este papa se hizo famoso por sus reformas y ordenó que el año empezara el día primero del mes de enero, porque el año empezaba en marzo.

Hay entre la gente una prohibición de llamar «primero» al primer día de cada mes, prohibición que no ha sido ordenada por la Real Academia Española, por el contrario, la primera acepción de la palabra «primero» en el Diccionario de 2013.

¿Cómo aparecieron los nombres de los días de la semana?

Fueron las culturas griega y romana, las que designaron esos nombres para los días de nuestra semana:

El lunes, era el día de la luna; el martes era el día de marte; el miércoles, era el día de mercurio; el jueves era el día de júpiter; y el viernes era el día de venus.

La palabra sabbat, traduce ‘el día del descanso’ y la palabra domingo, traduce ‘el día del Señor’; pero es bueno contar esta anécdota:

El emperador Constantino, que adoraba el dios Mitra, tuvo un sueño con su dios que era el sol y el astro contenía una cruz; una voz le dijo: “Con este signo vencerás” y él tuvo grandes éxitos con la cruz y se convirtió a la religión católica y por eso se puede relacionar el día domingo con el
Sol.

Esta es otra explicación que dan algunos científicos sobre el origen de los nombres de los días de la semana.

Ahora miremos cómo aparecieron los nombres de los meses:

Enero.

Éste fue el primer mes que se tuvo que añadir.

Su nombre antiguo era Ianuro, en honor al dios Iano, que era el protector de puertas y entradas.

 A esta divinidad se la representaba con una vara y una llave.

Como curiosidad, el comienzo de año se celebra en enero debido a la campaña de Hispania, que necesitaba de los cónsules con previsión y estos solo podían ser elegidos con el nuevo año.

Por la necesidad de organizar su estrategia, el comienzo del año pasó de marzo a enero.

Febrero.

Incorporado en segundo lugar por Numa Pompilio, lo dedicó a Plutón Februo, para que éste aplacara sus iras.

También se dice que su nombre proviene de las fiebres que daban, cuando terminaba el invierno.
Marzo. 
Proviene de Marte, dios de la guerra, porque en este mes se iniciaban las campañas bélicas de las legiones romanas.

Abril.

 Procede del término griego afros, que significa ‘espuma’, de la que surgió Venus.

Este mes se dedicó a la fertilidad.

Mayo

Es un homenaje a los ancianos o protectores del pueblo, ya que deriva de la palabra latina majorum, que significa ‘mayores.

Otros atribuyen su nombre a la diosa Maya, la esposa de Vulcano.

Junio
Representado como un segador de heno, supone un homenaje a los jóvenes, ya que proviene del término latino junior.

Julio.

Julio César le dio su nombre, ya que él nació en este mes.

Debido a que era la época en que se llevaba a cabo la recolección del trigo, se representaba con un segador practicando esta faena agrícola.


Agosto.

Rinde homenaje al emperador Augusto, que eligió este mes para que llevara su nombre debido a que fue cuando derrotó a Cleopatra y a Marco Antonio, sus mayores enemigos.

Inicialmente constaba de treinta días y se llamaba sextilis; Numa Pompilio le quitó un día y Julio César le añadió dos más.

Septiembre.
Como al principio ocupaba el séptimo lugar (septem, en latín), conservó su originaria denominación a pesar de haber pasado al noveno puesto.

Diferentes escenas de vendimia representan este mes, dedicado al dios Vulcano.


Octubre.

En este caso, ha conservado también su nombre original de la época de Rómulo, del término latino october, octavo.

Tanto la vendimia como la siembra, tareas de la época que marca, servían para simbolizarlo.

Noviembre.

Mientras que su denominación ha perdurado desde que ocupaba el noveno lugar (noviembre), sus días sufrieron cambios hasta la llegada de Augusto, quien los dejó en 30.


A pesar de estar en el último puesto, se le sigue conociendo por la décima posición que ocupaba originalmente.

Este es el mes más alegre del año, porque en él, se celebran las fiestas de la Navidad, que son un acontecimiento mundial




Sopetrán, 23 de diciembre del 2018.


miércoles, 26 de diciembre de 2018

Consideraciones para la Navidad


Consideraciones especiales, para tener en cuenta en la semana de Navidad y la semana de año nuevo
Darío Sevillano Álvarez

¡Llegó la Navidad!
«A Belén, venid pastores
»Que la aurora brilla ya»
.
Gozo, felicidad, júbilo, ilusión, esperanza, a veces nostalgia; son solo algunos de los sentimientos, que afloran hacia el final del año, en el mes de diciembre, cuando celebramos con gran alegría la Navidad, que une a todos los humanos, sin importar el país, la religión, la raza ni la condición social a la que se pertenece.

 Los hombres, hemos necesitado desde la hora de nuestro nacimiento, estar identificados con los demás y por esa razón, hemos diseñado: Los festivales y carnavales, que nos permiten estar juntos y compartir la alegría y la unidad.

Fue así como en las grandes civilizaciones antiguas, como Babilonia, Egipto y otras, los humanos celebraban, en el mes de diciembre, las festividades del invierno y las ponían en el día más corto, el solsticio de invierno, o 25 de diciembre.

Entre las fiestas que celebraban, estaban las del Sol, en las cuales adornaban sus casas, con ramas, hacían comidas especiales, había abundancia de vino y se daban regalos muy costosos.

Después aparecieron las fiestas del dios Mitra, una divinidad de los orientales, pero luego apareció el cristianismo y puso el nacimiento de Jesucristo en el día 25 de diciembre, para hacerlo coincidir con las grandes celebraciones de esa época.

El Papa Julio I incluyó en el calendario eclesiástico esa fecha tan importante, que hace estremecer a todos los humanos, en la época de Navidad.

La palabra Navidad significa Nacimiento.

Más tarde, en el continente americano, los conquistadores españoles, establecieron la Navidad, para acompañar muchas celebraciones que los aborígenes hacían, en honor del sol, la luna, el agua y todos los elementos que hacen posible la vida en el planeta.


Ahora miremos cuál fue el acontecimiento, que originó la Navidad en el cristianismo.

Dicen los libros religiosos, que cuando Adán y Eva, cometieron un error en el paraíso terrenal, Dios les prometió que, un redentor les ayudaría a recuperar la amistad con Él.

Luego en los libros del Antiguo testamento, los profetas anunciaron que el Redentor, nacería en un lugar del oriente medio de la Tierra llamado Belén.

Hubo dos personajes especiales, que protagonizaron este hecho histórico, tan importante para la religión católica, fueron la Virgen María y San José

La virgen era una niña buena, que había dedicado su niñez a servir en el templo y a ella, el arcángel Gabriel le anuncio que sería la madre del niño Jesús; San José era un hombre importante que construía templos y casas y el arcángel, le comunicó en sueños, que se uniera a la virgen, para que le ayudara.

Coincidió con estos hechos, un censo de población que ordenó, el mandatario omano, en donde a San José y a la Virgen, les correspondía, trasladarse al lugar llamado Belén, que traduce: La Panadería, para hacerse censar y estando allí, nació el niño Jesús.

Las tradiciones orientales cuentan que a la hora del nacimiento, vinieron los ángeles y cantaron el Gloria a Dios en las alturas.

En un pequeño valle que había cerca del nacimiento, estaban unos pastores que cuidaban sus ovejas, para que los lobos no se las comieran y los ángeles fueron donde ellos y les pidieron que visitaran al Niño, a la Virgen y a San José y que les llevaran algo de comer.

Los tres pastores, fueron al portal y llevaron miel, pan y leche, una comida muy típica de esos pueblos.

Aunque el Niño había nacido al atardecer, los pastores que estaban un poco retirados del lugar del nacimiento se demoraron hasta las primeras horas de la noche, para llegar; esta razón hace que todos pensemos que el niño, nació en las horas de la noche.

En el momento de llegar los pastores al portal, en el cielo apareció una estrella muy brillante, que anunciaba el nacimiento del Niño Dios.


Como la estrella siguió en el cielo por muchas noches y su brillo era muy radiante, todos los jefes de las tribus cercanas a Belén la vieron y supieron que había nacido el Niño Dios.

Muchos de ellos, quisieron ir a conocerlo a llevarle unos regalos y se pusieron en camino, guiados por la estrella.

Cuando llegaron a Jerusalén, se entrevistaron con el rey Herodes y éste se puso celoso de que hubiera nacido otro rey y les dijo, si lo encuentran, por favor vienen a avisarme, para conocerlo y llevarle unos regalos.

Pero la intención de Herodes, era matarlo, para que no le fuera a hacer competencia con su reino.

Cuando los reyes encontraron al Niño Dios, y lo adoraron, soñaron que tenían que irse por otros caminos, para que Herodes no supiera en donde estaba y la estrella los guio hasta sus pueblos, sin que Herodes lo supiera.

Herodes entro en furia contra los reyes y contra el Niño Jesús y ordenó a sus soldados, que investigaran en dónde estaba.

Un ángel anunció a San José y a la Virgen, que debían viajar a Egipto, mientras Herodes moría.


Los reyes que visitaron al Niño Jesús eran jefes de las tribus cercanas y sus nombres, fueron puestos por la Iglesia Católica, buscando representar las tres grandes razas de la Tierra: la blanca, con Melchor; la amarilla con Gaspar; y la negra, con Baltasar

Los regalos que posiblemente le llevaron, fueron Oro, incienso y mirra, porque el oro, es propio de los reyes; el incienso es propio de los dioses; y la mirra es propia de los hombres.

Como ven, estas ofrendas son más bien significativas, para poder decir que el Niño Jesús, era Dios, rey y hombre.

Como los soldados de Herodes, no encontraron al Niño, ordenó que en todo su reino, mataran a los niños varones, menores de tres años, para poder matar entre ellos al Niño Jesús y así se cumplió en todas la ciudades cercanas a Belén.
Esta matanza se conoce en la historia, como la muerte de los Santos inocentes y es la fiesta que celebra la Iglesia Católica, el día 28 de diciembre.

Aunque algunos dicen que murieron cinco mil niños, los historiadores más serios afirman que solo murieron veintisiete. Esta teoría, es muy acertada, porque en esas pequeñas ciudades, no había muchos habitantes.

Otros historiadores afirman que esta matanza nunca pasó.


Cuando el Rey Herodes murió, la sagrada familia regresó a Israel y se establecieron a vivir en la ciudad de Nazaret, de esa etapa de la vida del Niño Jesús, los evangelios solo dicen: «Que fueron a Nazaret y que les estaba muy obediente».

Solo cuando el Niño Dios tenía unos doce años, los evangelios cuentan una historia muy bonita: En un viaje que hicieron a Jerusalén, el niño estuvo perdido por un tiempo y después de tres días de búsqueda, lo encontraron en el templo de la ciudad, conversando con los doctores de la ley, que eran como los sacerdotes modernos.

En el momento de encontrarlo, ellos le dicen: «¿Hijo, por qué te has comportado así, con nosotros?» Y Él les responde: «Estaba ocupado en las cosas de mi Padre».

Es bueno contar, que fuera de los evangelios que tiene la Biblia católica,« hay otros que llamamos Los evangelios apócrifos, esto quiere decir, que no son aprobados por la iglesia y en ellos si se habla de toda la infancia del Niño.

Uno de los evangelios apócrifos más hermoso, es el evangelio de la infancia de Jesús, en el que se narra con abundancia de detalles, como trascurrió la vida del niño, en sus primeros treinta años.

Una de las causas por las que no sabemos mucho, sobre la infancia del Niño Dios, es el hecho lamentable, de que la Iglesia Católica, no hubiera aceptado, todos los escritos que de Él, habían hecho, las personas que vivieron esa época.

Lo más impresionante es que la Iglesia, buscó a un especialista, para que seleccionara, cuáles libros, de los que hablaban de Jesucristo, se podían incluir en la Biblia y cuáles no, y tal parece que el famoso especialista era un Obispo llamado Ireneo, hombre fanático y todos los escritos que no se acomodaron a su manera de pensar, fueron eliminados; fue tanta, la persecución contra esos libros, que ordenó que los quemaran y los desaparecieran de la faz de la tierra; pero las personas inteligentes de esa época, los escondieron en cuevas y muchas veces los enterraron.

Esos escritos, están siendo encontrados, por los egiptólogos, los arqueólogos y los teólogos y en la actualidad estamos conociendo todo ese cúmulo de sabiduría, que hay escrito, sobre Jesucristo, que tal vez es el personaje más importante de la historia universal.

Da tristeza, saber que los cuatro evangelios que la Iglesia escogió, para introducir en la Biblia, fueron escritos, por personajes que no vivieron en la época de Jesucristo y por eso no lo conocieron personalmente, porque fueron escritos setenta o cien años después y por esa razón, no cuentan las cosas como pasaron, porque ellos se basaron en lo que les contaban, las personas por la tradición, es decir, información narrada.


Ahora conozcamos el origen de algunas de las tradiciones navideñas, que tanta alegría nos producen y que hacen las delicias del mes de diciembre:
«La navidad, es época de unión, paz y amor. Es tiempo de alegría y buena voluntad. Es tiempo de reunión con la familia y con los amigos. Es tiempo de especial atención y dedicación a los niños. Es tiempo de compras, regalos, sorpresas y risas. Es tiempo de viajar, para ir a las casas de los abuelos y de los tíos. Es tiempo de comer ricos dulces y deliciosas comidas. Es tiempo de rezar la novena del niño Dios y acompañarla de hermosos villancicos.

Es tiempo de adornar nuestras casas, calles y parques, con motivos especiales y luces de colores.

Es tiempo del arbolito de navidad, que florece todos las veinticuatros.
Es tiempo del Papá Noel, del nacimiento, de los reyes magos.
La navidad es magia y felicidad.

¡Qué alegría, es navidad!

Aunque el árbol de Navidad, es un signo muy antiguo, que las viejas civilizaciones utilizaban, para adornar los espacios públicos, en los carnavales del invierno; el verdadero árbol de Navidad, nació en Alemania, cuando unos grupos cristianos, adornaron las plazas y parques con árboles de pino, a los cuales les colgaban, frutos rojos y luminarias; esto los hacía ver muy hermosos, en las horas de la noche.

San Nicolás, el viejo Noel y Santa Claus, son el mismo personaje, que en las navidades pasa por todos los lugares de la tierra, repartiendo regalos para los niños.

Esta leyenda apareció, cuando San Nicolás de Bari, obispo de Bari, que recogía los dineros que le sobraban en el año y en las navidades, compraba regalos, para darles a los niños más pobres.


El nacimiento o pesebre, fue una tradición que nos enseñó San Francisco de Asís, que, en el siglo XII, hizo un nacimiento con personas y animales vivos, en una cueva que había en la ciudad Italiana de Greccio.

A partir de esa fecha se fue extendiendo la tradición y llegó hasta nuestros días.

Recuerden que es la mejor forma de celebrar la navidad.

La palabra pesebre, es derivada del Latín proeseprum, que traduce cajón para poner la hierba que van a comer los animales en la pesebrera.

La novena que rezamos en la Navidad, fue escrita por una religiosa Carmelita, llamada: Margarita del Santísimo, ella la escribió, porque tuvo una aparición del niño Jesús, en donde dijeron: «El verbo se hizo carne y habitó entre nosotros»

La celebración de la epifanía o adoración de los reyes magos, es una tradición muy vieja, en la que conmemoramos, la llegada de los reyes cercanos a Belén, para adorar al Niño Dios, siempre la hacemos el día seis de enero, momento en que terminamos la Navidad.

La misa de la media noche o misa de gallo, la introdujo la Iglesia Católica, para conmemorar la hora en la que creemos, nació el Niño Jesús.

La costumbre de cantar villancicos en la Navidad, nació en las viejas civilizaciones, con el nombre de zéjel o estribotes y en la edad media, como los cantaban en las villas, que eran casas cercadas, por rejas, tomaron el nombre villancicos o canciones de las villas.

Los ángeles en la Navidad significan amor, bondad, misericordia y personifican los más altos ideales del hombre.

Las estrellas ponen el cielo en nuestras manos, son fuente inagotable de luz y recuerdan la estrella que anunció el nacimiento de Jesucristo.

Las velas nacieron, porque en las largas noches del invierno, alumbraban en la oscuridad, para ahuyentar los malos espíritus y representan a Jesucristo, fuente inagotable de luz.

Las tarjetas de Navidad nacieron, cuando John Calcott creó la primera, por un encargo de Henry Cole, para saludar a sus amigos.

Los colores, rojo y verde representan la esperanza de la nueva vida, que florecerá, al llegar la primavera.




Sopetrán, 23 de diciembre  del 2018.

lunes, 24 de diciembre de 2018

Historia de la Navidad



¿Cuál es la historia de la Navidad?
Darío Sevillano Álvarez


Empecemos este artículo con una cita de Amado Nervo:

Pastores y pastoras,
Abierto está el edén.
¿No oís voces sonoras?
Jesús nació en Belén.

La Navidad es un vocablo del español, que nació de la palabra latina Nativitas y que traduce ‘el nacimiento, festividad que celebran las Iglesias Católica, Ortodoxa, Anglicana, algunos comunidades protestantes y las Iglesias, Ortodoxa Rusa y la de Jerusalén que hacen la celebración el seis de Enero, porque no reconocen las reformas que el Papa  Gregorio XIII, le hizo al calendario juliano.

La Navidad no es solo una celebración de las Iglesias, sino un rito universal de toda la Tierra; es un fenómeno religioso, que tiene la magia de congregarlos a todos.

Para los sopetraneros la Navidad empieza el primer día de diciembre y termina en la última semana del mes de enero.

Es bueno anotar que el año eclesiástico de los católicos, empieza en la primera semana de adviento, que esta incrustada en los últimos días del mes de noviembre.

También es bueno tratar el hecho de que Jesucristo, no nació el 25 de diciembre y que fue un papa quien adoptó esta fecha para hacerla coincidir con las celebraciones que muchas civilizaciones antiguas, hacían en el solsticio de invierno que siempre se celebra el día 21 de diciembre.

Como dato importante, muchas culturas antiguas tienen sus dioses naciendo en el mes de diciembre y casi siempre nacen en un humilde lugar y con muchas incomodidades.

Entre las civilizaciones que recuerdo con celebraciones de sus divinidades están:

Los aztecas, los incas, los pueblos romanos, los germanos y los escandinavos, pero estoy seguro de que son muchas otras que no recuerdo en este momento.
Según la Enciclopedia Católica, la Navidad no está incluida en la lista de festividades cristianas de Ireneo, ni en la lista de Tertuliano, acerca del mismo tema, las cuales son las listas más antiguas que se conocen.

 La evidencia más temprana de la preocupación por la fecha de la Navidad se encuentra en Alejandría, cerca del año 200 de nuestra era, cuando Clemente de Alejandría indica que ciertos teólogos egipcios «muy curiosos» asignan no solo el año sino también el día real del nacimiento de Cristo como el 20 de mayo en el vigésimo octavo año de Augusto.

Desde 221, en la obra Chronographiai, Sexto Julio Africano popularizó el 25 de diciembre como la fecha del nacimiento de Jesús.

Para la época del Concilio de Nicea I en 325, la Iglesia alejandrina ya había fijado el Díes nativitatis et epifaníae, que eran los días de Navidad y de Epifanía o exaltación de Jesucristo por los reyes que vinieron a adorarle.

Es tan importante la Navidad para las Iglesias celebrantes, que como la semana santa tiene los cuarenta días de la cuaresma para prepararla; la navidad tiene cuatro semanas de adviento como su preparación.

La navidad que para la Iglesia Católica es la segunda en importancia, después de la Semana Santa, vincula unas costumbres familiares de mucha importancia, como la Novena de Aguinaldos, que fue escrita por la madre Teresa del Santísimo Sacramento; las celebraciones folclóricas, acompañadas de todo tipo de eventos, como pólvora, comidas especiales según el país, rezos de distintas formas; regalo de aguinaldos; paseos especiales, etc.

Como en otros años, me despido con la frase más importante que se utiliza en la Navidad, para mostrarles a nuestros amigos y familiares, la alegría que caracteriza este tiempo.

Feliz navidad y próspero año nuevo.

Merry Christmas and happy New Year. Inglés.

Joyeux Noël. Francés.

Froehliche Weihnachten. Alemán.

Buone feste natalizie. Italiano.

Shinnen omedeto kurisumasu omedeto gozaimasu. Japonés.

Boas festas e feliz ano novo. Portugués.

Kung his hsin nien Bing Chu shen tan. Mandarín.

Vrolijk kerstfeest en een gelukkig nieuwjaar. Holandés.

Kala Chistouyenna. Griego.

Mo’adim lesimkha chena tova. Hebreo.

Pozdreulyayus prazdnikom rozhdestva is novim godom. Ruso.




Sopetrán, 22 de diciembre del 2018.