Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

lunes, 6 de febrero de 2017

La pérgola

Una ilusión que ha muerto
Darío Sevillano Álvarez

Estaba demasiado contento, cuando supe que habían desocupando el inodoro campesino que construyeron debajo de la ceiba de nuestra plaza, pero hoy cuando vi que lo están adecuando para que sea una caseta de información turística, se me cayó la moral, porque seguramente ese esperpento arquitectónico, que no se sabe a cuál estilo pertenece, tendrá que seguir estorbando y destruyendo la buena presentación de nuestro pueblo.


Olvidan nuestros gobernantes que la carta de presentación de nuestra ciudad, son las obras que amueblan los parques, las calles y el espacio público en general y que esa construcción a la cual un dirigente, no muy letrado, le puso el nombre de «pérgola» equivocadamente; se ve a las claras que ni siquiera consultaron, lo que era esa belleza de joya arquitectónica con que se amueblan las grandes construcciones del planeta.

A manera de ensayo, les voy a mostrar en este artículo:

¿Qué es una pérgola? ¿Cómo se construye? ¿Cuáles elementos se ponen en ella? Y todos los intríngulis, de las pérgolas, para que vean que tengo razón en lo que afirmo.

En primer lugar tomemos del diccionario la definición de «pérgola».

«El término latino pergŭla, que puede traducirse como ‘balcón’, llegó a la lengua italiana como pergolato».

En castellano, una pérgola es una estructura que se instala en espacios abiertos a modo de decoración ya que permite el crecimiento de ciertos tipos de plantas que resultan ornamentales.


Las pérgolas nacieron en tiempos muy remotos, cuando las personas colocaban cuatro palos en forma de cuadrado y en ellos entrelazaban una especie de emparrado o espaldera, para que algunas plantas trepadoras, se entrecruzaran en ellas y libraran a las personas que se sentaban debajo, de los rayos solares.

Pero en la actualidad, las pérgolas, han evolucionado y los arquitectos hacen bellezas con ellas.

Ahora se consiguen no solo pérgolas de cuatro lados, sino que las hay hexagonales y octogonales, es decir, de seis y de ocho lados respectivamente.


Es bueno aclararle al común, que no se les debe decir «péndolas», porque esa palabra no se utiliza para denominarlas; la palabra «péndola», es la varilla vertical metálica que cuelga de los cables de los puentes colgantes, en las cuales se arma el maderamen; o se coloca la placa de cemento.


Lo más importante es aclarar que las pérgolas, no deben estar encerradas por muros y solo deben tener pilares de ladrillos muy bien confeccionados; pilares metálicos; o pilares de madera.

Se puede construir un muro, si es necesario proteger a las personas de los rayos solares, pero puede ser remplazado por una cortina.


“Si está tratando de encontrar inspiración para rellenar ese espacio de su hogar al aire libre; o se está preparado para amueblar su patio o porche; o prepara un lugar especial del parque de su ciudad, la elección de un diseño debe estar en la parte superior de su lista.

»Tener muebles cómodos para relajarse, divertirse y cenar en su casa puede hacer que estar al aire libre sea algo realmente agradable, por lo que las construcciones de pérgolas de madera puede ayudar a éste fin además de dar un toque de diseño a su preciado jardín, terraza o espacio destinado a disfrutar del exterior, de su parque, o del paisaje”.

Llama la atención con la construcción de nuestro parque, que ni el que la mandó a construir; ni el que tuvo la desfachatez de construirla, porque parece que lo único que sabía era esparcir cemento y pegar adobes; ni los que la están utilizando, se hayan dado cuenta de que ese horroroso edificio, está deslustrando la belleza de nuestra plaza Bolívar.

Los turistas que a veces me piden el favor de que les haga pasantías por el parque y las calles, me preguntan: ¿Y esto qué es? Nunca he podido responder, porque me avergüenza que se haya cometido ese error histórico y siempre les digo:

«Esas son las cosas que hacen los malos gobernantes».


Si estaban pensando en serio, cuando reformaron la plaza debieron haber tenido algunas consideraciones en cuenta como estas: ¿Cómo la vamos a amoblar? ¿Cómo debemos distribuir los elementos que en ella van a estar, para que resulten agradables y decorativos? ¿Cuáles serán las normas de comportamiento de los ciudadanos, para aprovecharla? debemos conocer varios modelos y a la hora de decidir debemos acomodarnos con el que mejor se adapte a las circunstancias; pero lo más importante debe ser el factor estético.


Cuando vayamos a construir una pérgola, investiguemos bien el diseño que debe guardar unas proporciones estéticas de su casa o su espacio público.

Asegurémonos de tener un consejo oportuno de personas expertas en esta disciplina, para que los pesos que se van a invertir, no se vayan a perder.

Si digo esto es porque la respuesta que me dieron para no destruirla, fue que la construcción de esto tan feo valió mucho dinero.

Eso fue un error y los errores se pagan con dinero.

Tenga en cuenta que su pérgola deberá estar tan bien construida que deberá resistir las inclemencias climatológicas.


Recuerde que es mejor utilizar pernos o tornillos, que clavos, para lograr una mejor resistencia a largo plazo.


Intente buscar un acabado perfecto que juegue con los elementos que rodean la pérgola, para que el resultado final sea estético.

Pérgola de madera, con muchos elementos
decorativos y bien distribuidos.

Elegancia, distinción y buena protección 
de un árbol, cuyas ramas, no están sobre su techo.

Pérgola al aire libre que acompaña una piscina.

Observen lo fea y estorbosa, que es esta 
construcción en la arquitectura de la plaza.

El estorbo más grande que tiene la arquitectura
de la plaza, se convertirá en punto de información turística.

Qué ironía, ¿verdad?

Esta cosa mala no tiene lado bueno.

Los dejo en compañía de estas hermosas joyas arquitectónicas y les formulo una pregunta:

¿En qué se les parece el inodoro campesino de nuestro parque a una pérgola?



Sopetrán, 26 de enero del 2017.

*

miércoles, 18 de enero de 2017

La botánica

La botánica y sus nombres
Darío Sevillano Álvarez

Nada más importante para complementar el capítulo de vegetación que hacer un estudio serio, juicioso y ameno para aprender el significado de tantas palabras raras que utilizamos en la taxonomía, sistemática o clasificación de las plantas.


Para clasificar una planta se anuncia primero el reino; recordemos que en la naturaleza existen cinco reinos: mineral, vegetal, animal, mónera y protista.

Mónera significa ‘solo’ y fue introducido por Ernest Haekel para clasificar seres muy pequeños.

Protista significa ‘primerísimo’, es decir, plantas y animales de una sola célula.

Después de anunciar el reino, procedemos a decir la división o como dicen los científicos el philum.

Solo hay dos divisiones en el reino vegetal: las fanerógamas que son las plantas que producen flores, y las criptógamas, aquellas que no tienen flores.

En las clasificaciones es opcional anunciar la subdivisión o subphilum como dirían los científicos; pero si quisiéramos hacerla:

Las plantas con flor o fanerógamas se subdividen en angiospermas o sea plantas que tienen su fruto tapado y las gimnospermas o plantas con frutos destapados.

Las plantas sin flores o criptógamas tienen cuatro subdivisiones: pteridofitos o sea los helechos; los briofitos o musgos; los talofitas que son las algas o lamas y los hongos y líquenes.

Seguidamente estaríamos diciendo la clase y en la botánica solo hay dos: monocotiledóneas, es decir, semillas con un solo lóbulo y dicotiledóneas cuando tienen dos lóbulos o cotiledones.

Pero aquí empieza lo divertido de nuestro artículo y es cuando anunciamos el orden que decide las formas del fruto o de la flor.

En las plantas con flor en Colombia hay 38 órdenes veamos algunos de ellos:

 Campanulales:
flores en forma de campana.

 Cucurbitales: frutos en forma de calabaza.
  
Tubifloras: flores en forma de tubo.

Contortas: flores con corola retorcida.

 Umbelifloras: flores en forma de paraguas.


Geraniales: flores parecidas a geranios o novios.

 Malvales: plantas parecidas a la malva.

Euforbiales: plantas venenosas.

Rosales: flores parecidas a rosas.

 Leguminosas: frutos envueltas en cápsulas.

Poligonales: 
flores parecidas a polígonos.


 Urticales: hojas que pican como la ortiga.

 Piperales: flores con olor anisado.
  
Microspermas: flores con espermas microscópicos.
  
Liliifloras: plantas parecidas a lirios.

 Espadicifloras: 
plantas con flores en forma de espada.

 
Pinales:
plantas en forma de cono como los pinos.

Después anunciamos la familia que decide las características más importantes de la planta. De las 150 familias que conocemos en Colombia veamos algunos ejemplos.

Compuestas: sus flores son dobles.

 Campanuláceas: flores en forma de campana.

Cucurbitáceas: frutos en forma de calabaza.
  
Caprifoliáceas: hojas en forma de cuerno.
  
Bignoniáceas: flores muy vistosas.

Labiadas:
con pétalos parecidos a labios.
  
Asclepiadáceas: plantas que producen látex.
  
Apocináceas: flores hermosas pero venenosas.
  
Sapotáceas: frutos parecidos a zapotes.

Recordemos que esta palabra se puede escribir 
de las dos formas: «sapote» y «zapote».

Umbelifloras: flores en forma de paraguas.

Captáceas: plantas en forma de pencas.

Anacardiáceas: frutos en forma de nuez o corazón.

Rutáceas: árboles parecidos a naranjo.

 Sapindáceas: 
plantas con frutos parecidos al chumbimbo.
  
Euforbiáceas: plantas muy venenosas.

Rosáceas: plantas con flores parecidas a rosas.


Papilionáceas: 
plantas con flores parecidas a mariposas.


Pasifloráceas: plantas con flores que tienen los
signos 
de la pasión (la corona de espinas y los clavos).

Papaveráceas: plantas con sustancias psicotrópicas.

Crucíferas: Plantas con flores en forma de cruz.

Anonáceas: plantas con frutos parecidos a anones.

Quenopodiáceas: plantas que contienen vermífugos.

Orquidáceas: plantas que tienen bulbos parecidos
a testículos y que se montan en las horqueta se los árboles.

Musáceas: Plantas que producen plátanos.

Gramíneas:
todas las que producen hierbas y gramas.

Pináceas: 
todas las parecidas a pinos, que producen pineol.

 Cupresáceas: plantas parecidas a cipreses.


Para terminar anunciamos el nombre científico que casi siempre se da con dos palabras latinas que son como el nombre y el apellido de la planta, se escriben en bastardilla y sólo la primera palabra lleva mayúscula:

Cacao: Theobroma cacao, traduce ‘baya que sirve de comida a los dioses’.

Ahuyama: Cucúrbita máxima, traduce ‘la calabaza más grande’.

Sandía: Cucúrbita vulgaris, traduce ‘calabaza vulgar’.

Estropajo: Luffa cylíndrica, traduce esponja cilíndrica.

Café: Coffea arábica, ‘café arábico´

Ají picante: Capsicún frutecens, traduce ‘fruto con capsaisina’ (sustancia picante que tiene el ají).

Orégano: Origanum vulgare, traduce ‘bálsamo vulgar’, se usa como condimento y en perfumería.

Marañón: Anacardium occidentale, traduce ‘fruto en forma de corazón del occidente de la tierra’.

Como ven cuando sabemos lo que significan estos nombres raros todo se hace más fácil y se simplifica nuestra labor.

Sopetrán, junio del 2016.

*