Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

sábado, 1 de octubre de 2016

Señales del fin de los tiempos

Algunas señales que nos están 
mostrando el final de los tiempos
Darío Sevillano Álvarez

Los escritos que voy a hacer, de alguna manera tienen que ver con la palabra Apocalipsis, vocablo que viene del idioma griego ποκλυψις, que traduce ‘Revelación’, que es la mejor traducción que se ha hecho del nombre del último libro de la Biblia.

Anticipo que no soy un experto en exégesis ni en teología ni en las ciencias que se estudian para poder interpretar a la luz de la revelación los escritos sagrados.


Me voy a limitar, entonces, a mostrarles algunas señales que la naturaleza y el tiempo, en su sabiduría, nos han regalado, y otras que han sido causadas por la imprudencia del Homo sapiens, que a pesar de ser la única forma de vida con intelecto, es la que más desorden produce.

Antes de entrar en materia les cuento que el Apocalipsis o Libro de las revelaciones, que según la mayoría de los sabios fue escrito por Juan de Patmos entre los últimos años del siglo primero y los primeros del siglo segundo, es un libro que preocupa bastante a todos los sabios de la Tierra porque anuncia unos hechos que sucederán al final de los tiempos y que van a acabar con todo lo que hay en el planeta.

Tambien es bueno contarles que el Apocalipsis, ha sido mirado por los sabios de tres maneras: La manera preterista, es decir, del pasado, y habla de que los hechos que allí se narran, ya pasaron en los primeros siglos de nuestra era; la manera idealista, es decir, una manera de ver las cosas como la lucha del bien y del mal; y la manera futurista que anuncia las cosas que sucederán al final de los tiempos.


Ahora sí podemos entrar en materia:

Una de las cosas que más me preocupan, son las continuas guerras que la humanidad libra y que en vez de terminar, cada día se complican, porque a lo largo de su historia, van involucrando más naciones y se van extendiendo con mucha facilidad.


Analicemos con la cabeza fría, cuáles son los actuales conflictos nacionales y cuáles internacionales.

Entre los años de 1978 y 2015, se han sucedido doce guerras que no se les ve el final muy cercano, ellas son:

La guerra civil de Afganistán que empezó en 1978 y aún está en pie, con 2’000.000 de víctimas.

La guerra civil Somalí, en el año 1991 con unas 500.000 víctimas.

La guerra en el noroeste de Pakistán en el 2004, con 56.000 víctimas.

La guerra contra el narcotráfico en México desde el año 2006, con 350.000 víctimas.

La insurgencia islámica en Nigeria, en el año 2009, con 15.000 víctimas.

La guerra civil en Siria, desde el año 2011, con 470.000 víctimas.

La insurgencia iraquí, después del conflicto con Estados Unidos, con 60.000 víctimas.


La guerra civil sursudanesa, en el año 2013, con 50.000 víctimas.

La guerra de Libia en el año 2014, con 3.700 víctimas.

La guerra civil en el norte de Ucrania, en el año 2014, con 9.000 víctimas.

La guerra contra el Estado Islámico, en el año 2014, con 90.000 víctimas.

La guerra civil en Yemen, en el año 2015, con 7.400 víctimas.

Pero fuera de estos conflictos hay unos treinta tres, de menor rango, situados a lo largo y ancho del planeta, que nos muestran la capacidad de maldad del hombre, para pelear con sus congéneres.


Lo más peligroso de este asunto, es que Algunos países están dirigidos por locos paranoicos, lo que constituye un peligro porque en cualquier momento se les van las manos y nos meten, como anuncia el viejo dicho popular, en camisa de once varas.

La sequía podría ser otra señal peligrosa, que pudiera estar avisando, la cercanía del final de los tiempos, porque muchos ciudadanos terrestres están padeciendo, por la falta del precioso líquido.

Este fenómeno es una anomalía climatológica que se caracteriza por la escasez del agua en un lugar determinado, por falta de precipitaciones meteorológicas y en ese caso la pudiéramos llamar sequía meteorológica; si el fenómeno dura por muchos meses o años, se podría convertir en una sequía hidrológica, que es un fenómeno muy complicado, para los habitantes de esa región, por falta del agua; pero si el fenómeno es por mucho tiempo se podría convertir en aridez, que es cuando en un lugar de la tierra no hay agua.



La escasez del agua, es el principal desafío del siglo XXI, porque 1.200 millones de personas ya están sufriendo de este mal; 500 millones de personas están ad portas de sufrirlo; y 1.600 millones de pobladores de la tierra, se enfrentan a una escasez muy fuerte de este precioso líquido; como ven las cosas no están muy bien en este aspecto que es básico para la estabilidad de los humanos en el planeta.

En el último siglo, el consumo del agua creció a un ritmo dos veces superior a la tasa del crecimiento de la población y esto nos tiene al borde de un colapso hídrico.

Debemos recordar que: «La escasez de agua es un fenómeno no solo natural sino también causado por la acción del ser humano. Hay suficiente agua potable en el planeta para abastecer a los 7.400 millones de personas que lo habitamos, pero ésta, está distribuida de forma irregular, se desperdicia, está contaminada o se gestiona de forma insostenible».


Este planisferio nos muestra la escasez del agua en todas las naciones.

¿No creen ustedes, que cuando este problema se ponga color de rosa, va a ser un percance muy grande para los moradores del planeta?

Sabías que… «A día de hoy, cerca de 700 millones de personas procedentes de 43 países diferentes sufren escasez de agua.

»En 2025, 1.800 millones de personas vivirán en países o regiones con escasez absoluta de agua y dos terceras partes de la población mundial podrían hacerlo en condiciones de estrés hídrico.

»Bajo el contexto actual de cambio climático, en el 2030, casi la mitad de la población mundial vivirá en áreas de estrés hídrico, incluidos entre 75 y 250 millones de personas de África. Además, la escasez de agua en áreas áridas o semiáridas provocará el desplazamiento de entre 24 y 700 millones de personas.

»En el África Subsahariana se concentra el mayor número de países con estrés hídrico».

Los dejo meditando en este segundo síntoma del final de los tiempos, para que cada uno de ustedes piense en las soluciones que podemos aportar para que esto no vaya a ocurrir.


También el hambre mundial, es una preocupación a los científicos, porque en el momento actual, está afectando a muchos pobladores del planeta.

El Programa Mundial de Alimentos PMA publica que a la fecha hay 950 millones de habitantes que están totalmente desnutridos a lo largo y ancho del planeta.

Entre las principales causas, el organismo señala los desastres naturales, los conflictos sociales y los políticos, la extremada pobreza, la falta de infraestructura agrícola, la sobreexplotación del medio ambiente, el alza desmesurada del precio de los alimentos en todas las naciones; pero en realidad las grandes causas que provocan el hambre, son políticas, comerciales, religiosas y la violencia, entre otras.


Aunque la Organización Mundial de los Alimentos es una entidad que cuenta con el apoyo de grandes potencias mundiales, pero no alcanza a cubrir todas las urgencias que este mal produce a diario.

«Esta organización tiene como objetivos cinco puntos: Salvar vidas y proteger los medios de subsistencia en emergencias; prevenir el hambre aguda e invertir en medidas de preparación para casos de catástrofe y de mitigación de sus efectos; reconstruir las comunidades y restablecer los medios de subsistencia después de un conflicto o una catástrofe; o en situaciones de transición, reducir el hambre crónica y la desnutrición; fortalecer la capacidad de los países para reducir el hambre».


Así clasificamos el hambre en el mundo:

Nivel
Color
Significancia
1
Azul
Extremadamente baja (menos del 4 %)
2
Verde
Muy baja (entre el 5 % y el 9 % de la población)
3
Amarillo
Media (entre el 10 % y el 19 % de la población)
4
Púrpura
Muy alta (entre el 20 % y el 34 % de la población)
5
Rojo
Extremadamente alta (más del 35 %)

Este gráfico y su respectivo mapa, nos muestran la realidad del hambre.

«Los que viven en los países desarrollados del mundo suelen pensar que estas cosas sólo ocurren en lugares como la India, Bangladesh o el África. ¿Cómo puede el hambre atacar países como Estados Unidos? ¡Hoy parece impensable que algún día los supermercados y restaurantes tengan que cerrar sus puertas porque no hay comida! No obstante el hambre, va a azotar a países tales como Estados Unidos, Canadá, Gran Bretaña, Nueva Zelandia, Australia y otros países desarrollados del mundo».

Muchas puertas se nos cierran y no vamos a ser capaces de solucionar los problemas a pesar de las tecnologías de punta que manejamos son mis conclusiones que saco a medida que voy escribiendo.

Me parece que es la hora de reflexionar muy en serio, sobre los grandes problemas que se nos vienen encima.

Por mucho dinero que tengamos, no vamos a encontrar nada para comprar y supongo que sopas de billetes no deben saber muy bueno que digamos
.
Incorporemos a nuestro escrito otro factor bastante delicado, como son los incendios forestales, que a diario se presentan en el planeta y que el hombre sabio, no se inmuta por ellos, porque cree que ese asunto no es con él.

Los incendios forestales que miramos con mucho desdeño, van a convertir el planeta en un desierto y cuando esto ocurra ¿en dónde vamos a vivir y qué vamos a comer?


Todos los estudios de los grandes científicos del planeta, apuntan a decir que si se siguen presentando incendios forestales, con la frecuencia, con que se presentan en la actualidad, nos vamos a quedar sin bosques y eso e significaría que las tierras quedarían áridas, los nacimientos de aguas, se secarían y la producción de alimentos quedaría reducida a su más mínima expresión.
Lo peor del caso es la despreocupación de su majestad, el Homo Sapiens, porque se le metió en la cabeza, que es el rey de la creación y que ante sus majestades, todas las criaturas, deben doblegar sus cabezas.



La sequía prolongada del cambio climático, es la mayor causa para que se presenten los incendios forestales, que están consumiendo todos los grandes bosques de la tierra, como la Amazonia colombiana.

Estos incendios también causan una gran extinción de la fauna silvestre y si seguimos como vamos, nos quedaremos sin muchas especies animales, fuera de las especias vegetales que se queman, en esas grandes tragedias.

Si ustedes siguen a diario los noticieros de radio y televisión, son sabedores de que cada semana pasan dos o tres sucesos de esta magnitud.

Pero no todos los incendios son provocados por los rayos o por fenómenos naturales; un alto porcentaje de ellos, son producidos por la imprudencia del hombre, que prende fogatas en las regiones de los bosques o que enciende unas basuras de su finca y por un error el fuego se extiende y quema una cantidad de hectáreas.


Me parece que todos a una debemos preocuparnos por este peligroso evento y debemos en conciencia buscar las soluciones del caso, para evitar que se sigan presentando.

Otro asunto muy preocupante en los últimos años son los terremotos que han impactado el mundo han dejado miles de muertos y millones de damnificados y graves daños materiales.

Vale la pena recordar, que nuestro planeta es un bólido feroz que viaja por el espacio infinito, cargado de una fuerza destructiva, que no tenemos la forma de controlar.

Recuerden que el núcleo de nuestra Tierra es una gran candelada de elementos líquidos que ebullen a muchos grados de calor y que esa candelada, siempre respira en forma de erupciones por los conos de los volcanes.


Los terremotos son el resultado del movimiento de las placas tectónicas de la tierra, que cuando una de ellas colisiona con su parte contraria, produce grandes movimientos sísmicos, pero también los volcanes cuando van erupcionar, pueden mover las tierras aledañas al cono volcánico.

Estos fenómenos se podrían llamar: La geodinámica interna, es decir los efectos que produce el hecho de que nuestra tierra tenga un núcleo incandescente.

En este punto debemos insertar el hecho, no menos grave, de que hay unos súper volcanes, diseminados por el planeta, que si les da por hacer erupciones, complicarían la situación de los humanos.

Les traigo a la memoria, lo que escribí de ellos.

Los siete colosos, de que les hablo, son:

Aira caldera en Japón.

Aso en Japón.

Campi flegrei en Italia.

Kikai caldera en el Japón.

Long valley caldera en California.

Lake taupo en Nueva Zelandia.

Lake toba en Sumatra.

Valle grande de Nuevo México.

Yellowstone Estados Unidos.

La Garita caldera en Colorado.

Esta es la situación geográfica
de los grandes monstruos.

Las erupciones de estos colosos solo se dan de cuando en cuando; pero si Yellowstone, hace una erupción, se llevaría, en sus fuegos pirotécnicos una gran parte de los Estados Unidos, como lo muestra el siguiente gráfico.


Agrava esta consideración ele hecho de que estos males no tienen remedio.

Hablemos ahora de las inundaciones, que se van a presentar por montones, porque debemos recordar que con la descongelación de los polos, en donde estaba concentrada en forma de hielo, una parte muy importante del agua dulce de la tierra, más o menos el 80 % de ella, va a elevar el nivel de los mares y los océanos, y creen los científicos, que posiblemente subirá unos ocho o diez metros el nivel de ellos, altura suficiente para inundar muchísimas ciudades costeras que hay en el planeta.

No crean que esto es un cuento mío, porque ya está pasando y a todos los puertos que conozco sobre los dos océanos que bordean a Colombia, el agua les ha arrebatado unas calles y muchas casas.

Algunas ciudades, para protegerse de este fenómeno, que no tiene cura, están construyendo grandes muros, para liberarse de los efectos del oleaje; lo que no sabemos es hasta donde será capaz, de pelear con la naturaleza, el Hombre sabio.

Tengamos en cuenta que las personas que viven en las orillas de los mares y de los océanos, cuando el agua les arrebata, el lugar en donde viven, se tienen que desplazar, y ocupar el espacio que otros ya tienen y a este fenómeno lo conocemos con el nombre de competencia, es decir, pelear por un espacio.

Esta pequeña isla terminará sepultada 
por las aguas del mar.

Observen en la siguiente fotografía como se hacen los muros, para liberarse del ataque de las aguas.


Los Países Bajos que hay en Europa, son terrenos que los humanos, le robaron a las aguas.

Es bueno que vean cómo se defiende el hombre de los ataques de las olas  marinas, en los países bajos.


Creo que es hora de que nos preocupemos por todo lo que nos está pasando y de lo que nos va a pasar, si no tomamos decisiones oportunas.

Hay un dicho popular que lo empleaba mucho mi padre: «Si por allá llueve; por aquí no escampa», para decir que las cosas estaban mal por todas partes y creo que eso nos está pasando.

Un factor muy delicado que muchos no se atreven a hablar de él, unos porque no lo saben hacer y otros porque le tienen miedo es la cantidad de enfermedades que han aparecido en los últimos veinte años, factor muy delicado que llama la atención, porque parece que se les están saliendo de las manos a los médicos.


Debemos recordar que los antibióticos están perdiendo la batalla contra las enfermedades, por el mal uso que hemos hecho de ellos y este factor va a complicar las cosas en los próximos veinte años

Después de ver con detenimiento el gráfico que les propongo, se darán cuenta a cuáles enfermedades me estoy refiriendo, pero es bueno que recordemos algunos de los nombres, que son conocidos por muchos ciudadanos, por aquello de que las personas hablan de ellas, con alguna frecuencia.

Dengue, fiebre amarilla, fiebre del Ébola, fiebre del Nilo, síndrome urémico hemolítico, úlceras gástricas, cólera, malaria, tuberculosis, tosferina, difteria, leptospirosis, fiebre bubónica.

Pero hay unas que forman un capítulo especial como chikungunya, Sica, hantavirus, la gripa h1n1, mal de Chagas y sida, por sus sigla que traduce ‘síndrome de inmunodeficiencia adquirida’.


¿Creen ustedes que estas enfermedades aparecieron de pura casualidad o que son manifestaciones de que algo raro está pasando?

Para terminar el escrito me resta decir:

La población humana se está reproduciendo a niveles muy acelerados y ese mal va a generar problemas, no vamos a caber en el planeta, porque llegará el día en que ocuparemos todos los espacios para vivir y entonces: ¿En dónde vamos a cultivar lo que nos comemos y en cual lugar vamos a montar la infraestructura que necesitamos para desenvolvernos normalmente?

Si todos ustedes consultan el portal de internet que se llama 

Cliquear

se darán cuenta que cada minuto que pasa, nacen más o menos 200 personas más en el planeta y necesariamente vamos a tener que decir:

«No hay cama para tanta gente».
Los expertos en este tema pronostican que para el 2050, tendremos 9.000 millones de habitantes y recuerden que para ese año, los científicos pronostican, que habrá escaces absoluta de agua.



Hagamos una seria reflexión sobre estos hechos y revisemos nuestro comportamiento frente a las posibles soluciones, que se puedan presentar.



.
Todos somos responsables de las cosas que puedan ocurrir en el futuro inmediato y por esa razón tenemos que tratar de solucionar las causas que puedan producir nuestra propia desgracia.

Sopetrán, 3 de septiembre del 2016.


*

miércoles, 7 de septiembre de 2016

Nuestra ceiba revive

Ahora nuestra ceiba de la plaza revive
Darío Sevillano Álvarez

Por fin entendieron que a nuestra ceiba de la plaza la estaba matando una angustia hídrica raizal.

Sinceras felicitaciones a los que creyeron en nuestras súplicas.


Se alegran las gentes, el ambiente de nuestra plaza es totalmente diferente y podemos garantizar que nuestro árbol emblema seguirá en pie por muchos años.

En un sencillo informe voy a explicar cuál era esa angustia hídrica de nuestro árbol emblemático, que termorregula el calor y suaviza las angustias de nuestro clima tropical.


Apenas comenzaron a ayudarles con el agua a través de unos huecos que hicieron en el piso de la plaza, empezó a reverdecer.

Cuando publicamos los artículos que tenían que ver con los problemas de la ceiba, hablamos de fenología, es decir, de las distintas fases que el árbol ejecuta a lo largo de un año; en ese informe dijimos que este es un árbol caducifolio, es decir, que pierde sus hojas cuando empieza la época más seca del año y que pasados unos días, el árbol florece, luego nos regala sus semillas que son del tipo voladoras, porque están equipadas, de una lana que les permite desplazarse a cualquier lugar con la ayuda del viento y por último aparecen los brotes de las nuevas hojas.


Observen que una parte muy grande del árbol, estaba casi muerto, pero el precioso líquido hizo el milagro de hacerlo brotar.

Pero para ejecutar estas fases, el árbol necesita de una cantidad suficiente de agua, sin la cual retrasa su labor y si la descuidamos, puede llegar a perder gran parte de su frondosa copa.

No quiere decir que todo el año hay que aplicar grandes cantidades de agua en los orificios, porque cuando ella, tiene sus hojas, puede asimilar la lluvia y el rocío a través de ellas; pero cuando bota las hojas, se queda sin esa protección y hay que aplicarle bastante agua, para que el árbol sea capaz de florecer, regalarnos sus semillas y brotar los pezones en donde vienen las nuevas hojas.

Sigo pensando en que para esa época, en que el árbol está totalmente desnudo, se deben aplicar, por lo menos cinco toneladas de agua en cada riega que se hace.

Claro está, que no tienen que ser riegos diarios.

La razón que me acompaña, para hacer esta afirmación, es el hecho de que estos árboles, en especial, cuando están totalmente desnudos, acumulan agua en sus tallos, para resistir todo el año, la falta del precioso líquido; esa acumulación de agua en los tallos, es la que abulta el tronco principal y que le da a las ceibas el nombre de bongas, porque parecen una barriga.

Todavía no sabemos si esta parte del árbol vaya a florecer, que es un verdadero espectáculo en la naturaleza, porque ellas a veces dejan de florecer dos o tres años, dependiendo del buen clima que haya reinado en la región en donde viven.


En caso de no florecer, tampoco dará semillas, porque ellas son una consecuencia lógica de las flores en las ciencias botánicas.

Así son los orificios que abrieron para alimentarla.

Si ustedes recuerdan el último informe que dimos acerca de los hoyos que había que hacer para alimentar la ceiba, dijimos que se debían abrir entre siete y diez metros de distancia del tallo, porque las raíces de cualquier árbol, se extienden por el suelo a una distancia un poco más amplia que el follaje, para poder tenerlo y resistir la acción de los vientos.

No sabe uno cómo los constructores de ese famoso parque, no tenían las más mínimas nociones de ciencias bilógicas y se atrevieron a cubrir las raíces del árbol con tres capas consecutivas de concreto, que de ninguna manera dejan pasar el agua de las lluvias.

La razón principal del colapso de nuestro árbol fue el hecho muy significativo de que en el momento en que botó las hojas, se quedó sin el precioso líquido, por espacio de ocho o diez meses.

Tampoco se imagina uno, cómo personas que se ven cultas y hasta han pasado por las universidades dicen que si la ceiba está rebrotando no se debe al agua que le están suministrando, sino que ella, para esta época, lo iba a hacer sin la ayuda del agua.


Alégrense, por la hermosa resurrección de nuestro árbol de ceiba, que seguirá acompañándonos por mucho tiempo.


Sopetrán, 5 de septiembre del 2016.

*

miércoles, 24 de agosto de 2016

Sin agua potable

Si seguimos como vamos, en el año 2050 estaremos sin agua potable
Darío Sevillano Álvarez

Uno de los temas más controvertidos de que se pueda escribir es el hecho de traer a colación el tema de que el agua se está acabando, porque nos podrían contestar:

«No sea mentiroso: ¿Usted qué va a hacer, con los océanos, los mares, los lagos, los ríos, las quebradas, los pantanales, las cañadas, los polos y las nubes?».


Y esa respuesta sería planamente aceptable, por aquello de que nuestra Tierra, según nos enseñaron desde cuándo cursábamos la primaria, está cubierta en un setenta por ciento de agua; por algo la llaman el planeta azul.

Cuando se escribe un artículo relacionado con este tema, hay que tener la sagacidad suficiente, para ilustrar lo que está ocurriendo en realidad, que no es que el agua se está acabando; sino que se está extinguiendo el agua potable.

Para el 2050 casi todos los científicos de la Tierra están calculando, que el agua potable, que es la que consumimos la mayoría de los seres vivos, se va a acabar.

Surgiría de inmediato la pregunta:

«¿Qué es el agua potable?».

La respuesta más sencilla sería:

Llamamos agua potable al agua que podemos consumir o beber sin que exista peligro para nuestra salud. El agua potable no debe contener sustancias o microorganismos que puedan provocar enfermedades o perjudicar nuestra salud y debe estar compuesta por agua pura a la cual se le agregan algunas sales minerales.

Ahora miremos, cómo está distribuida el agua en las distintas partes del planeta:


Del mínimo porcentaje de agua dulce, 0,3 %, sacamos la cantidad de agua, para que los siete mil cuatrocientos cincuenta millones largos de habitantes, puedan consumir un agua potable, que hacemos con el milagro de los acueductos con tratamiento especial, que disfrutamos algunos pobladores de la tierra.

Antes de seguir adelante, recordemos que sin agua los seres vivos, es decir las plantas, los animales y el hombre, no podríamos sobrevivir, por la principal razón de que nuestros organismos, contienen un 72 % de ese precioso líquido.

Su majestad, el Hombre sabio, a pesar de ser el único con inteligencia que hay en el planeta, nunca ha creído el cuento de que el agua potable se va a acabar y siempre responde lo mismo: El agua está a montones en la Tierra.


Veamos algunas travesuras inocentes que hace el Homo sapiens, para contaminar el agua:

Cuando en la Tierra, eran ocho o diez millones de habitantes, las materias fecales que producían, en vez de ser nocivas, servían de materia orgánica en descomposición, para abonar los terrenos; pero a medida que la humanidad se fue expandiendo y el número de habitantes empezó a crecer desproporcionadamente, las materias fecales abundaron y los primeros que llevaron del bulto, como decimos en antioqueño, fueron los ríos, que dejaron de ser aguas puras y se convirtieron en un caldo de microbios, imposible de tomar o consumir.

¿Se imaginan ustedes la cantidad de materias fecales que producimos siete mil cuatrocientos cincuenta millones de habitantes, más las fecales de todos los animales que hay en la tierra, el aire, los ríos y los océanos?


Otra travesura inocente, es contaminar el agua con los famosos hidrocarburos. Me preguntarían:

¿Qué es eso y con qué se come?

Los hidrocarburos, son todos los productos derivados de los petróleos y sus congéneres; la gasolina, el fuel oíl, el petróleo refinado, la parafina, la vaselina, la gasolina etílica, los aceites pesados para motores, el ACPM y muchos compuestos que tienen que ver con estos.

Y pensaran ustedes:

—Darío está loco, porque esos productos los utilizamos para mover los vehículos y para lubricar sus máquinas, pero no son contaminantes del agua.
Voy a anunciar primero un axioma: Un litro de hidrocarburos, contamina e impotabiliza 10.000 litros de agua.

Ahora que ya lo saben, hagamos este ejercicio: Cuando pinto mi casa y utilizo pintura a base de aceite, esta pintura es un colorante disuelto en un hidrocarburo y al terminar lavo la brocha con petróleo o con tiner o con disolvente y como las aguas del lavadero, van a la alcantarilla municipal, irán lógicamente a las quebradas y a los ríos.


Si los nenes de las guerrillas, derraman una mula que viene con petróleo crudo para una refinería o vuelan un oleoducto, toda esa cantidad de petróleo irá necesariamente a las quebradas y a los ríos; pero la cosa no se queda así, porque los ríos van a los lagos o a los mares o a los océanos y la cadena de impotabilización continuará hasta cuando se pueda sacar la mancha de hidrocarburo, operaciones que valen millonadas de pesos y no son eficientes en un ciento por ciento.

Observen como se extingue la vida a las orillas de un río contaminado:


Cuando en una estación de servicio de hidrocarburos o una bomba de gasolina, como les decimos los montañeros, se le suministra combustible a un vehículo o se le cambia el aceite de la máquina, hay derrames de esas sustancias en el suelo y lógicamente esto va a llegar a los ríos, con las lluvias o con las aguas de los desagües.

Como ven estas travesuras, no son tan inocentes, porque a diario estamos contaminando el agua y no sabemos la cantidad de litros que impotabilizamos en un día.

Tambien su majestad el Hombre sabio, contamina las aguas con residuos agropecuarios, como herbicidas, plaguicidas, y todas las sustancias que se emplean en la agricultura y la ganadería para mantener bien controlados los trabajaderos y las fincas ganaderas.

Pero no sabemos que esas sustancian por alguna razón pueden llegar a las quebradas y los ríos y producen en los humanos, algo terrible: intoxicaciones residuales.


¿Qué es una intoxicación residual?

Primero les voy a contar una historia:

El imperio romano, una de las organizaciones político-militares, más famosas de la Tierra, utilizaba vasijas de plomo, para almacenar el vino que se tomaban en todas sus grandes celebraciones, porque no existían otros metales más seguros para hacerlo, pero ese metal contaminaba los vinos, y fue envenenando lenta, pero seguramente a todos los grandes dirigentes, hasta que acabó con ellos, porque los últimos, grandes Césares eras idiotas, por completo.

Volviendo al cuento de los residuos agropecuarios, hagamos un pequeño ejercicio:

Un dueño de un sembrado de tomate, decide fumigar con una sustancia venenosa su cultivo, para evitar que los gusanos y las palomillas lo destruyan, eso lo hace a las ocho de la mañana, cuando el sol esta radiante; pero a las dos de la tarde, la meteorología del lugar cambia y cae una lluvia torrencial; el producto con que habían fumigado la tomatera, es arrastrado por las aguas de la lluvia y va con absoluta seguridad a una cañada o quebrada o río y la persona que consuma de esas aguas, se estará envenenando residualmente, es decir, con pequeñas cantidades de ese veneno.


A esta persona, empiezan a pasarle todo tipo de problemas de salud, pero los médicos y los exámenes que le practican, nada arrojan; la persona día a día empeora y muere; muchos dicen:

—Estaba enyerbado, pero la realidad, es otra: Lo mató una intoxicación residual.

Otro de los grandes males que les estamos causando a las aguas limpias es la contaminación por metales:

Esta contaminación es una forma fácil para acabar con el agua potable, porque con solo tirar a una quebrada cualquier pedazo de metal: Hierro, cobre, aluminio, zinc, estaño, acero, y otros más, las aguas del arroyo, atacan al metal y le producen óxidos y bióxidos, que todos son altamente venenosos.


Hay otra contaminación del agua que es fácil de hacer y que tiene muchos riesgos para la salud de los humanos:

Cuando tiramos a los desagües de las casa pastillas o remedios que no alcanzamos a gastar en las enfermedades que nos han dado, porque estos son químicos que producen reacciones en cadena, es decir al mezclarse entre sí, o con otras sustancias que haya en las aguas contaminadas, pueden llegar a formar, venenos muy peligrosos como el cianuro.


Uno de los grandes enemigos del suelo y de las aguas, es el plástico, que en este momento de la historia terrestre, invade los mercados con todo tipo de envases y bolsas; recuerden que los plásticos a veces se toman hasta doscientos años para descomponerse.

Observen las fotografías que voy a mostrar, para que se den cuenta que este problema es algo en serio y que hay que resolverlo a la mayor brevedad.

Muchas familias pobres del planeta se dedican a recuperar esos plásticos en los mares y en los océanos, para buscar algunas pequeñas divisas económicas, con el fin de sobrevivir a su extremada pobreza.




Pero estos contaminantes producen destrucción por donde pasan, observen en la fotografía siguiente un verdadero desastre:


Con todos estos tropeles, causados por la contaminación, el hombre moderno, no se inmuta, pero está llegando la hora en que todos vamos a pagar ese descuido sistemático con el agua y en esa fecha tendremos que decir: «Después de orinado, para qué coca».

Si cada ser humano no toma conciencia de este grave problema que se avecina, no habrá nada para hacer.

Solo nos restan unos años.

La Tierra colapsará en treinta años según alertan todos los científicos; si el cambio climático se mantiene al ritmo que va, todas las especies incluyendo al hombre desaparecerán en el presente siglo.

Los científicos calculan que la Tierra aumentará tres grados Celsius en su temperatura normal y eso hará que clima flora y fauna puedan cambiar drásticamente.

Pero si la Tierra se sube a seis grados Celsius, esa temperatura desaparecerá todas las especies incluyendo la humanidad.

Todos los científicos especializados en estos temas, están tratando de no dejar subir la tierra en más de dos grados, porque si se pasa de esa temperatura, el susto que nos vamos a llevar será de muchas proporciones.

Miremos este planisferio:


El portal WikiLeaks, en un informe secreto, que filtró, está anunciando que el agua potable se va a acabar, si no cambiamos la dieta alimentaria con carne por una dieta vegetariana; para comer carne tenemos que sacrificar muchos litros de agua, en la alimentación de los animales que sacrificamos, mientras que en una dieta vegetariana no necesitamos tantas toneladas de agua, para cultivar esos productos.

Les trascribo dos párrafos que hablan de esos temas:

«El informe señala la dieta de carne porque esta requiere mucha más agua dulce que una dieta a base de verduras, tan sólo hay que tener en cuenta que cada animal requiere toneladas de cultivo como maíz y soja, lo cual requiere al mismo tiempo miles de litros de agua para regar, por lo tanto, comer directamente de los cultivos hará que disminuya el consumo de agua potable.

»Estados Unidos es el país con mayor número de consumo de carne, seguido de los países en desarrollo como India y China, quienes comienzan aumentar la dieta de carne en su vida diaria. De hecho señalan que si toda la población humana tuviera una dieta igual que los estadounidenses el agua potable ya se hubiera agotado en el año 2000».





Sopetrán, 9 de agosto del 2016.



*