Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

domingo, 9 de septiembre de 2012


El rincón de los animales.
Darío Sevillano Álvarez.
 
 
Sexto informe.
 
La pirámide ecológica de Sopetrán.
 
La pirámide ecológica de un lugar es la representación gráfica, en forma de rectángulos superpuestos, de un ecosistema, que nos informa acerca de la trasferencia de energía de los distintos miembros de esa comunidad.
 
 
En ellas se anuncian los siguientes parámetros:
 
Cuáles son los productores de energía, es decir, los elementos bióticos y abióticos, que contienen nutrientes, para que los demás seres vivos puedan estar cómodamente en sus medios, los principales son los árboles, los pastos, el agua, las sales minerales y, por supuesto, la radiación solar, indispensable, para que todo funcione, por medio del milagro de la fotosíntesis.
 
En el caso de Sopetrán, serían los tres tipos de bosques: el seco tropical, el montano bajo y el montano alto; más las 34 variedades de frutas tropicales, los pastos naturales, las sales minerales del suelo y del agua y la radiación solar.
 
Tres tipos de pirámides: Energía, biomasa
y la tercera muestra
los individuos de cada orden.

 En el segundo rectángulo, están los consumidores de primer orden, es decir, los animales que comen aquello que los productores de energía les brindan y los convierten en carne, para que el tercer orden pueda comer.
 
En nuestro medio los consumidores de primer orden serían los ganados (caballar, mular, vacuno y porcino), los conejos, las liebres y otras especies menores; las aves de corral que consumen grandes cantidades de vegetales y una cantidad, indeterminada de insectos.
 
El tercer rectángulo lo parto en dos: en el primero, los carnívoros inferiores o predadores, también se les puede decir depredadores, animales que están capacitados para controlar la producción normal de las especies animales menores, como los  conejos, las chuchas, las ardillas, las aves y todos esos pequeños animales que consumen frutas o hierbas, para que la cantidad de ellos, no vaya a perjudicar la comunidad.
 
En este orden están los gatos de monte, los tigrillos, las aves rapaces, los búhos, las lechuzas, las comadrejas y las zarigüeyas.
 
La segunda parte del rectángulo, sería para poner los carnívoros superiores, superdepredadores, que tienen el dominio y el control, sobre todas las especies de la pirámide.
El perro lobo
 
 
Este orden fue el que los Sopetraneros acabamos, porque matamos los lobos y los ocelotes; esta circunstancia, es muy grave, porque, no tenemos animales que controlen las cantidades de las especies menores y esto acabará con nuestra pirámide ecológico.
 
 
La última etapa de cualquier pirámide ecológica, está integrada, por los necrófagos o mejor, el equipo de la limpieza, porque se comen los cadáveres en descomposición, matan los microbios de ellos y regresan esa energía al ciclo de la vida, con la ayuda de los descomponedores, para que siga habiendo materia prima que genere productores de energía.
 
En Sopetrán este último reglón solo lo rigen los gallinazos, porque los reyes gallinazos o Sarcorrhamphus papa, fueron acabados por los cazadores, para mantener sus cabezas embalsamadas en los escritorios de los grandes señores
 
Entre los gallinazos hay tres rangos: gallinazo común o Coragys atratus, los alguaciles o gualas cuyo nombre es Catarthes Aura, el Catarthes melambotus o gallinazo color miel.
 
 
 Este bosque, puede ser un sistema ecológico y se puede representar como una pirámide, recordemos que se usa la palabra «pirámide», para significar que los rectángulos superiores van siendo más pequeños que los inferiores, como pasa en ese cuerpo geométrico.
 
Estas son las interacciones
que ocurren en un ecosistema
 
Pero es bueno contarles, que en las pirámides ecológicas se dan unas relaciones entre las especies, que son las que hacen un todo perfecto. Veamos cuáles son esas relaciones:
 
El mutualismo, que se da, cuando dos especies vegetales, animales o se pueden combinar, una vegetal y una animal, se asocian para cumplir con un servicio en el ecosistema. Ejemplo:
 
Cuando la garza bueyera se asocia con el ganado, el pacto es el siguiente:
 
—Tú me limpias las garrapatas y yo me comprometo a levantar, con mis patas y con mi cola, a todos los insectos que estén a mi alcance, para que no vayas a aguantar hambre.
 
También hay mutualismo, cuando las hormigas se instalan a vivir en el tronco del árbol de yarumo, porque el árbol les da albergue y ellas atacan a cualquier animal o persona que se atreva a tocarlo.
 
Esta avecilla limpia de garrapatas el caballo
 
El comensalismo, que se da cuando una orquídea le dice a un árbol bien frondoso:
 
—Déjame instalar en una de tus horquetas y me comprometo a no hacerte daño, porque soy capaz de buscar mi alimento de la humedad del aire. Estas plantas se llaman epifitas, es decir, que se alimentan de la humedad del aire.
 
Otro ejemplo de comensalismo es el caso del pez rémora, que se instala con una ventosa, en la piel del tiburón, para disfrutar de trasporte y tener comida en abundancia, porque cuando el tiburón despedaza sus presas, los pedazos que se sueltan, son aprovechados por el pequeño pez.
 
El pez rémora se instala en la piel del tiburón,
para comer los pedazos de carne
que sobran de la comida de su arrendador
 
El parasitismo, que se da, cuando un animal o vegetal se instala en otro y lo va consumiendo lentamente.
 
La pulga nos ha acompañado por
muchos millones de años y es el
parásito más común en nuestro medio
 
Recordemos que una pulga, puede saltar, unas cuatrocientas veces, su estatura. Este animal es el gran parásito de los perros y los gatos.
 
También se da esta relación, cuando una árbol de patudo o brevo de monte se instala en un punto cualquiera de un árbol y con sus terribles raíces, empieza a chupárselo, hasta que lo seca.
 
Hay otra relación que es muy especial: La foresia, que consiste en que dos especies, de diferentes rangos; una muy grande y otra muy pequeña, se asocian para que la especie grande, transporte a la pequeña, como es el caso de las pulgas, que son transportadas por los animales domésticos y salvajes.
 
Las palomas transportan
unas moscas especiales
y los famosos zumbambicos
 
Hay un fenómeno muy complicado en cualquier ecosistema, es la famosa competencia, en la cual las plantas o los animales, se ven atropellados, por espacio, por luz, por comida y por otros agentes. A esta relación le decimos competencia y es así, como los árboles del bosque, no crecen uniformemente, porque se desarrollan mejor, los que reciben buena luz solar y tienen mejores raíces, para asimilar los nutrientes.
 
En esta relación se puede aplicar el dicho popular: «El vivo, vive del bobo y bobo del trabajo».
 
A la familia humana le va a pasar este cacharro muy pronto, porque el espacio para vivir se está reduciendo considerablemente y los humanos, nos damos el lujo de traer a la vida, millones de niños, que nacen sin pan ni techo; este fenómeno, está diciendo: Que el espacio se reduce y los individuos aumentan, una proporción inversa, que me parece no va a funcionar.
 
Hay una relación muy especial y la llamo La reina de las relaciones de los ecosistemas, es ladepredación, que muchos no han entendido, por motivos románticos.
 
En esta relación, unos animales se comen a otros y los románticos dirían:
 
—Matemos los leones, para que no se coman, los ganados silvestres.
 
Esta relación es la que estabiliza los ecosistemas y los mantiene en orden, porque el león, solo está controlando el número de individuos de los ganados del ecosistema, adecuados a la cantidad de alimento que se les puede brindar.
 
Una leona acaba de matar una cebra
 
Esta relación, tiene unas reglas bien definidas:
 
Un león sólo persigue para sus cacerías a un animal defectuoso o enfermo, porque sabe que no puede correr, para defenderse del ataque.
 
Al león, nuestra madre naturaleza, lo dotó de las facultades para correr por espacio de cinco minutos a un promedio de velocidad de 40 km por hora y a un damalisco(uno de los ganados del África) que esté en buenos condiciones de salud, la naturaleza le permite correr a 60 km por hora, por espacio de diez minutos, lo que indica, que el león, nunca lo alcanzaría; pero si el animal presa, está enfermo, aporreado o con alguna limitación, el león lo selecciona, como su próxima víctima y la cacería es efectiva.
 
El león sólo está estabilizando el ecosistema, para que los animales defectuosos no consuman el pasto que necesitan los animales recién nacidos y los que gozan de plena salud.
 
El oso depreda los salmones para que
las aguas de los ríos solo tengan
la cantidad de ellos que pueden soportar.
 
Los cocodrilos y los caimanes
son muy buenos depredadores en las aguas
 
Es bueno aclarar algunos términos que se utilizan con mucha frecuencia en ecología:
 
 
 
Individuo. Cada uno de los integrantes de una población, ejemplo: en una población de ganado bobino, una de las vacas es un individuo.

 
Población. Conjunto de individuos que conforman un clan, ejemplo: todos los individuos del clan de caballos, forman una población.

 
Comunidad. Integración de todas las poblaciones de un ecosistema.
 
En el ecosistema sopetranero, los ganados, las aves, los reptiles, los peces y los roedores, hacen la comunidad animal de los sopetraneros.
 
Ahora miremos a grandes rasgos, los distintos ecosistemas que hay en nuestro planeta:
 
En cualquier ecosistema de la tierra. encontramos estos elementos básicos:
 
Nótese bien que todo funciona con
la energía solar en el proceso que conocemos
como fotosíntesis
 
En los ecosistemas terrestres colombianos
encontramos los elementos
que acabamos de ver en el gráfico
 
Este es el ecosistema de las sabanas
del río Vichada.

Los ecosistemas de sabana, son abundantes en nuestros territorios, por la razón de que en Colombia existen grandes llanuras, formadas por los valles que van construyendo los ríos y quebradas en sus zonas de desastres, recordemos que todo caudal, que se desenvuelve en nuestro planeta, tiene zona de nacimientos, por lo general, muy erosionadas; zona de transporte, que generalmente es un gran cañón y zona de desastres, que es la parte plana, en donde las avalanchas, producen todo tipo de desastres.
 
Los ecosistemas de los manglares, que son la despensa de los mares y océanos, porque en ellos se desarrollan los primeros días de la vida animal que satura los grandes depósitos de agua de la tierra.
 
En estos ecosistemas, abundan los manglares, de donde viene su nombre. El mangle es un árbol propio de las orillas de las aguas saladas y entre sus raíces nacen las crías de los grandes peces, para estar protegidos de sus enemigos.
 
Los manglares son ecosistemas
con mucha vida
La minería es el factor más peligroso para desestabilizar cualquier ecosistema, sin embargo, esos recursos naturales no renovables deben ser explotados para que los humanos podamos, manejar la economía doméstica.
 
Las regiones en donde se explotan las minas, de cualquier recurso natural no renovable, son verdaderos desastres ecológicos y con el tiempo se convertirán en desiertos con poco atractivo, para la comunidad humana.
 
Las aguas que corren por esos lugares, regularmente son contaminadas por los químicos que se emplean para obtener, los codiciados metales.
 
En las minas de oro, se utiliza el cianuro, para purificarlo, y los residuos venenosos, van a las aguas sin ningún escrúpulo.
 
La minería es el peor enemigo
de los ecosistemas
 
Los ecosistemas marinos, que eran verdaderas joyas de la naturaleza, también se han estado destruyendo con las actividades de pesca, búsqueda de madreperlas y todos aquellos recursos importantes que contienen esos sistemas ecológicos.
Estuario a orillas del mar Caribe
 
El ecosistema marino, es amenazado por muchos tipos de contaminación, como los hidrocarburos, los plásticos, las materias fecales, los residuos agropecuarios y todo tipo de basuras.
 
En Colombia se consiguen ecosistemas
de desierto:
en La Tatacoa y en La Guajira.
 
Los colombianos disfrutamos de dos zonas de desiertos: La Guajira y La Tatacoa.
 
Este tipo de ecosistemas, es de características impresionantemente hermosas, porque a pesar de la desolación que aparentan tener, están llenos de vida adaptada a esas extrañas condiciones.
 
Estas características se dan en los dos ecosistemas colombianos en la flora, en la fauna y en los paisajes que se aprecian son sencillamente hermosos.
 
Este es el ecosistema de
las selvas tropicales del Amazonas

Los bosques colombianos
son grandes ecosistemas
 
Estos últimos sistemas, son muy comunes en la Orinoquia, en la Amazonia y en las orillas de los grandes ríos.
 
Dejo un reto a los estudiantes que nos visitan para que construyan con sus profesores la pirámide ecológica de nuestro pueblo y la difundan a todos los habitantes con el fin de que aprendan a cuidar las normas de la naturaleza.
 
También espero, que los profesores y maestros de primaria, salgan con sus alumnos a buscar estas relaciones en pasantías por nuestros campos, que están llenos de gratísimas sorpresas.
 
 
 
Sopetrán, 8 de septiembre del 2012.
 
*

1 comentario:

Abel Méndez dijo...

Transcribo un comentario que me llegó por correo:

¡Esto sí está estupendo! ¡Muy ilustrativo...!

manuelita serrano trillos.