Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

domingo, 30 de septiembre de 2012

Horizontes, Nuevo Horizonte, Montegrande, Guayabal y Casco Urbano


Otros corregimientos
Darío Sevillano Álvarez

El corregimiento de Horizontes, tal vez el más rico, cuenta con las veredas de Palogrande, Montirés, El Rayo y El poblado que tiene calles parque y un templo.

El valor arquitectónico del templo es de baja calidad, porque la persona que dirigió su construcción, hizo revolturas de romano simple, romano compuesto, gótico y arte moderno. Estos errores, hay que soportarlos con paciencia y con resignación.

 
Frontispicio del templo de Horizontes
 
La economía se basa en la ganadería y en el cultivo del café.

Cuenta con un centro educativo completo y goza de la ayuda de la Federación Nacional de Cafeteros en lo relacionado con la salud, con la educación y con las vías de comunicación.

El corregimiento de Nuevo Horizonte, el único creado por ordenanza es una parte extraída del corregimiento de Horizontes y está configurado por las veredas Loma del Medio, El Sauce, La Isleta y Santa bárbara.

Las bases de su economía son ganadería, café, yuca, plátano y en el subsuelo tiene minas de carbón.

Cuenta el corregimiento con sistema educativo completo, desde preescolar hasta básica secundaria.

El corregimiento de Montegrande, cuenta con las veredas Morrón, El Chorrillo, El Pedrero, Filo del medio, Guataquí, La Ceja, la Aguda, Guatocó y el Potrero.

Su economía se basa en café, plátano, yuca, frutales y ganadería.

El corregimiento de Guayabal, tal vez uno de los más pobres, está integrado por las veredas Palenque, Lourdes, Chachafruto, Rojas, Los Pomos y La Brunera.

Las bases de su economía son café, plátano, yuca, frutas.

Todos los corregimientos cuentan con vía de acceso carreteable.

Centro urbano

 
Plano del casco urbano
 
La cabecera municipal o casco urbano, está integrada por la urbe y los suburbios El Llano, El Chagualal, La Guamala, Los Morritos y La Otrabanda.

 
Plano de la plaza
 
En ella funcionan dos centros educativos de mucha importancia: La Normal Santa Teresita y el Colegio José María Villa; también se encuentran en ella, las oficinas de EPM.; las de Une; las de Telmex; el palacio consistorial, con los centros administrativos de los poderes legislativo y ejecutivo; los juzgados municipal, civil y promiscuo; la Fiscalía, el centro asistencial de adultos; la Casa de la Cultura; la Casa de la Juventud y el Deporte; el Centro de la Edad Adulta (ancianato); la Notaría; la Oficina de Registro de Instrumentos Públicos; la Registraduría del Estado Civil, la Parroquia; La Nana; y todos los elementos de comercio: farmacias, droguerías, supermercados; tiendas; almacenes, heladerías y restaurantes.

La topografía del casco urbano, es muy quebrada y tiene una pendiente con un 40 % de inclinación, circunstancia muy favorable para protegernos de inundaciones, cuando se presentan grandes aguaceros. Este fenómeno, se debe a que los españoles, fundaban las ciudades en lugares cercanos a quebradas y arroyos, para disfrutar el beneficio del agua, dada la razón, que para la época, no existían los acueductos actuales.

Con permiso meto la cucharada, don Darío, con una anécdota relacionada con la inclinación. Saliendo de Santa Fe de Antioquia por los lados de la melonera se ve el casco urbano completo de Sopetrán y es muy notoria la inclinación que da la idea de las cuñas con que en los laboratorios de Física nos enseñaban los planos inclinados. Siendo yo jefe de zona de Eade, por allá en 1991, con sede en la ciudad madre, salía un día hacia mi pueblo con un chofer santafereño. Como ellos se mantienen muy orgullosos de lo plano de su pueblo al ver nuestro plano inclinado me dice:

—Ingeniero, ¿y ustedes los sopetraneros cuándo van a quitar la cuña que el pueblo tiene atrás?

Los demás ocupantes del vehículo rieron a mandíbula batiente, pero yo no me amilané.

—Hombre —le dije–, a nosotros nos gusta así, y ahí la vamos a dejar.
¿Muy raro o qué?

Nota del Editor.

 
Calle Luciano Carvalho (antigua calle del Caño),
visitada por el desfile del 20 de Julio
 
La vieja plaza, como estábamos en plena inquisición, había que ajustarla a las normas eclesiásticas que no permitían en sus alrededores edificios más altos que la iglesia parroquial. Para nuestro caso, como el templo medía 25 metros de altura, solo lo podían acompañar construcciones de dos pisos y adaptadas a su orden arquitectónico, rl estilo republicano.

La nueva plaza olvidó todas las normas arquitectónicas, ecológicas y de seguridad, a pesar de que pasó por las manos de Corantioquia y Espacio Público.

Veamos el porqué de estas afirmaciones:

El edificio del supermercado, obra necesaria para el buen comportamiento del comercio, recibió el visto bueno para que fuera de tres plantas y su diseño, no corresponde a las normas arquitectónicas vigentes para que armonice con las otras construcciones; la selva de cemento que colocaron en la plaza es un generador de calor, que no se compadece del gran problema del calentamiento global, si a esto le agregamos que ya las calles habían sido pavimentadas, teníamos que esperar la consecuencia lógica de una aumento de tres grados de calor en el casco urbano; y en cuanto a seguridad, ¿qué decir de los deslizadores y de la cantidad de escalas que colocaron en los laterales norte y sur? Y ¿cómo les parecen los protectores de cemento que tiene el lateral norte, entre el supermercado y la fuente? Estos bolardos, han sido generadores de accidentes en ciudadanos desprevenidos, que se van de bruces, contra las albercas improvisadas que construyeron los comerciantes, para atender su clientela.

Menos mal, que en la administración del doctor Wilmar Villa Guerra, fueron removidos y cambiados por carriles de libre circulación y los deslizadores fueron cambiados por escalas.

Recordemos que la Señora doña Lucy Holguín, ilustre alcaldesa del pueblo, estrenó esos truquitos, con el periplo de una fractura del codo a bordo.

El nombre del parque hubiera podido ser más sugestivo, como parque de los Búcaros Rayados, pues así se llamaban los árboles que rodeaban la ceiba, o Parque de la Rebeca, obra del nuestro ilustre escultor, Don Alfonso Goez González, o en última instancia, parque el Palmar, por las hermosas palmas que tiene el carril que mira hacia el templo, pero el párroco de turno se fascinó con el nombre que hoy lleva.

 
Detalle del parque La Ceiba
 
Otro aspecto muy delicado del parque, que llama la atención porque es una falla técnica, de su diseñador, es el hecho de que la selva de cemento, no tenga las famosas ranuras de dilatación, se podría pensar que la estructura del centro, con el tiempo va a colapsar, por efectos de la radiación solar. ¿Acaso les olvidó? O ¿No conocían esa técnica?

Anexo estas fotografías a diez años después de haber sido construido, para que vean que mi crítica era razonable.

 
Ranuras muy avanzadas de la descomposición
de la selva de cemento
 
Cuando se contrata un personaje para ejecutar una obra pública, que se supone debe ser duradera, para evitarnos gastos inútiles de presupuesto, se debe constatar que tenga buena experiencia en estas lides y que tenga un título acreditado, ante una de las universidades del país o extranjera.

Dios quiera, que cuando la selva de cemento colapse, el gobernante de turno planee un mejor diseño del parque, que armonice con las leyes actuales de la ecología y que nos muestre en pleno apogeo de nuestro clima ardiente tropical, para que todos ganemos.

 
Hay un levantamiento de un bloque de
cemento y un hundimiento del otro, tal vez
por falta de afirmación del piso,
antes de vaciar la placa
 
Como cosa curiosa, podemos contarles a los visitantes del blogger, que los búcaros rayados, que ya estaban en plena producción de sus hermosas flores y nos brindaban una sombra protectora, fueron talados y remplazados por unos árboles frutales, que si estamos de buena suerte y a otro gobernante, no le da por cortarlos, para llevarle la contraria a su antecesor, estarán produciendo frutos, dentro de diez años.

En la escasa hectárea que copa la selva de cemento, hay por lo menos doce fracturas, que nos indican: La poca vida útil que le queda al famoso parque de La Ceiba, que según lo había advertido: No iba a tener mucha posibilidad de sobrevivir.

 
Esta grieta acabará con las placas adyacentes
 
No ve uno la razón para haberle cambiado a este espacio público, el nombre tan especial que tenía de Plaza de Bolívar, pero como los asuntos legales no son tan fáciles de contravenir el nombre legal por Ley de la República es plaza de Bolívar.

Hay una última consideración acerca del parque: Recordemos que las casetas que hay en los laterales de la parte occidental, fueron concebidas para fomentar el turismo y agilizar el tránsito, valdría la pena, regresarlas a esos servicios.

Como buenos planeadores del especio público en la urbe, debiéramos pensar en desalojar de la vieja plaza de Bolívar, los vehículos y los comerciantes ambulantes y llevarlos a un edificio del mercado y a una terminal de transportes, que podrían estar en el sector del viejo matadero, para que la plaza siga siendo el espacio en que los ciudadanos podemos desfrutar de la bondades de nuestra tierra tropical.

En estas fotografías están comprometidas
tres placas y bien sabemos que esto no se
puede corregir, porque a los dos o tres años
vuelve y aparece el cáncer
 
 
 

Escultura de la Rebeca
del maestro Alfonso Góez
 
Es bueno recordar que las Rebecas no son un mito, sino la grata recordación de un pasaje bíblico del Génesis, cuando Abraham, mandó a su siervo para que buscara la mujer de Isaac, el secreto de esa mujer, según la oración del siervo a Yavé era: «Igitur puella, cui ego dixero: "Inclina hydriam tuam, ut bibam", et illa responderit: "Bibe, quin et camelis tuis dabo potum”»(Gen 24, 14) “Aquella joven a la que yo diga: ‘inclina tu cántaro apara que yo beba’ y ella responda: ‘Bebe, ya daré de beber a tus camellosi’”. El nombre «Rebeca» significa ‘Mujer del secreto del agua’.

 
Plano del parque actual o parque de La Ceiba
 
Vale la pena anotar que las palmas y los árboles originales fueron joyas del pasado, porque están en el plano como los cóndores de los Andes en los billetes. Los búcaros, porque no les gustaban a algunos y las palmas, porque fueron mal sembradas y pésimamente cultivadas.
 
 

Sopetrán, 14 de mayo del 2012.

*

 

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Seria muy bueno saber que va a hacer lo nueva direccion de Sopetran acerca de el puente de occidente ya que muchos turistas y viajeros visitan sopetran por causa de el. Y me gustaria saber mucho mas con toda la propaganda que le estan dando a la represa de ituango, que es entonces lo que se va a beneficiar la region si uno de los iconos mas importantes de la region va a perecer? o es esto una muestra de los impactos negativos que van a vernir por la desviacion de aguas que probablemente afectaran negativamente tantas familias y terrenos? seria bueno preguntarlo en la junta que habra manana 15 de octubre.

Abel Méndez dijo...

Estimado señor Anónimo.
Su aporte está interesantísimo, lo que me lleva a varias acciones acciones: este blog, al no tener personería júridioa, no puede ser vocero de la Administración, por lo que lo único que puedo libremente hacer es publicar su nota en punto más visible, una entrada nueva, por ejemplo, y esperar si alguien de la Administración quiere libremente ilustrarnos sobre la primera prgunta. También para ambas solicitaré a algunos miembros del equipo de trabajo, versados en cada materia, para que manifiesten sus conocimientos al respecto.

Don Abel